Siestas…

Como ustedes saben, papá y yo nos amamos profundamente. Tanto, que no tenemos problemas en compartir el brazo de humano para una siesta.

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.