Uno de estos días, una paloma nos estuvo tentando un buen rato por la ventana. Le dió por bailar en la canaleta del  piso de arriba. Humanos dijeron que menos mal que ahora hay malla en las ventanas.