Hoy cumplí 2 años desde que humana me rescató del abandono de mi ex humano.

Mi vida es muy tranquila, me regalonean harto… sólo a veces me saca de quicio el gatorrista ese que estuvo súper enfermo.

Como estos días ha hecho mucho calor, humana me sube al poste para que tome el fresco en la tarde. Me gusta ver como anochece… me recuerda mi puesto de vigilancia en la consulta de humana.

Gata urbana.