Humanos se ríen de mis maullidos… qué le voy a hacer, me hice adicta, me encantan, las llevo de un lado a otro por la casa.