Estoy conflictuada… por un lado, extrañé al gatorrista los días que no estaba y cuando volvió de la clínica. Esta casa parecía un funeral, nadie jugaba ni nada.

Pero ahora de nuevo me andan mordiendo las orejas y persiguiendo. En realidad es más entretenida la vida así… pero a veces el gatorrista me desquicia.