La verdad no recuerdo la última vez que se me movió la tierra fuerte, como hace una semana aquí.

Pero vivirlo en esta casa con congéneres y una humana cariñosa fue muy distinto. La verdad… a la mañana siguiente yo dormía plácidamente…

Lady estresada tras el terremoto… jaja.