Humana me llevó hoy a control con la señorita de verde (es señora en realidad). Me encontró mejor, más repuesto -osea no tan flaco-  y con poca deshidratación.  A ella la hizo feliz que me esté comiendo mi comida medicada solito, sin que me fuercen.

Me pinchó y me puso un líquido debajo de la piel, para hidratarme y ayudar a mis riñones.

Parece que humana me tendrá que repetir el procedimiento por varios días más… pero en realidad me hizo sentir mejor. Llegué a devorarme la comida… y parece que ya no huelo tan feo, pues mi hija se volvió a acercar.

En realidad me siento bastante mejor. Aquí les va una foto mía, algo se nota lo pelado que estoy.

Run-run