Y como verán, ha pasado la prueba de la comodidad para las siestas.

Si bien nos quitaron el sofá delicioso donde afilábamos nuestras uñitas, al menos nos dejaron el placer de las siestas 😎

Run-run

Run-run