¡Una intrusa!

Tuvimos una intrusa en casa el fin de semana. Muy invasora, si hasta se atrevió a usar nuestros juguetes y ¡nuestro cuartel gatorrístico!

Run-run

12 comentarios

Y que tal os lo pasasteis? Creo que a los gatos les gustan más los niños que a los niños los gatos,por lo de la mala prensa.Que si son egoistas y traidores (los gatos),aunque pienso que según que niños,los gatos son prudentes. Sí la intrusa era juguetona y cariñosa,seguro que la curiosidad gatuna hizo que todos se lo pasaran estupendamente.

run-run pero niño por Dios!!! si a veces puede ser hasta entretenido, ahora cuéntame si tu enojo fue mucho le pegaste un mordiscon o no?, por la foto parece que era una humana chica a lo mejor a ella le gustaron mucho los juguetes que tienen ustedes besitos

Me parecen que ustedes estan muy bien enseñados, conozco una gatita que se arranca cada vez que siente niños en su casa…

Hola mi lindo RUM, RUM. Como esta tu esposa y tu hija, pirata y Dominò.
Saludos a todos. Saludos les envian de cariño por que son fanaticos a este blog. mis queridos niños: Kirara (gato macho),Negrito, navidad, fulito,Gela, Milagros Corazon, Manchita(que hace un par de dias tuvo cuatro hermosos gatitos),Daus,Ura, Huria,Argos, Sasi, Silvano y mi siempre recordado Cris Angel.

Los animales fueron
imperfectos,
largos de cola, tristes
de cabeza.
Poco a poco se fueron
componiendo,
haciéndose paisaje,
adquiriendo lunares, gracia, vuelo.
El gato,
sólo el gato
apareció completo
y orgulloso:
nació completamente terminado,
camina solo y sabe lo que quiere.

El hombre quiere ser pescado y pájaro,
la serpiente quisiera tener alas,
el perro es un león desorientado,
el ingeniero quiere ser poeta,
la mosca estudia para golondrina,
el poeta trata de imitar la mosca,
pero el gato
quiere ser sólo gato
y todo gato es gato
desde bigote a cola,
desde presentimiento a rata viva,
desde la noche hasta sus ojos de oro.

No hay unidad
como él,
no tienen
la luna ni la flor
tal contextura:
es una sola cosa
como el sol o el topacio,
y la elástica línea en su contorno
firme y sutil es como
la línea de la proa de una nave.
Sus ojos amarillos
dejaron una sola
ranura
para echar las monedas de la noche.

Oh pequeño
emperador sin orbe,
conquistador sin patria,
mínimo tigre de salón, nupcial
sultán del cielo
de las tejas eróticas,
el viento del amor
en la intemperie
reclamas
cuando pasas
y posas
cuatro pies delicados
en el suelo,
oliendo,
desconfiando
de todo lo terrestre,
porque todo
es inmundo
para el inmaculado pie del gato.

Oh fiera independiente
de la casa, arrogante
vestigio de la noche,
perezoso, gimnástico
y ajeno,
profundísimo gato,
policía secreta
de las habitaciones,
insignia
de un
desaparecido terciopelo,
seguramente no hay
enigma
en tu manera,
tal vez no eres misterio,
todo el mundo te sabe y perteneces
al habitante menos misterioso,
tal vez todos lo creen,
todos se creen dueños,
propietarios, tíos
de gatos, compañeros,
colegas,
discípulos o amigos
de su gato.

Yo no.
Yo no suscribo.
Yo no conozco al gato.
Todo lo sé, la vida y su archipiélago,
el mar y la ciudad incalculable,
la botánica,
el gineceo con sus extravíos,
el por y el menos de la matemática,
los embudos volcánicos del mundo,
la cáscara irreal del cocodrilo,
la bondad ignorada del bombero,
el atavismo azul del sacerdote,
pero no puedo descifrar un gato.
Mi razón resbaló en su indiferencia,
sus ojos tienen números de oro.

Poemas de Pablo Neruda

Poemas del Alma

Cuanto amamos a nuestros queridos amigos «Los gatos». Estoy enamorada de sus cualidades interiores y exteriores. El que no ha compartido su vida con un gato no sabe de lo que se pierde. Estas bellas criaturas, tan dulces, tan amorosas, tan especiales…

Perdon RUN RUN por la M en vez de la N. Ha sido un error de deo…. Garrafal.
Mil perdones, no volverà a ocurrir, pues mis niños dicen que la proxima ellos escriben….
Chao,y hasta pronto..

A NOSOTROS NO NOS GUSTAN LAS VISITAS HUMANAS DE TAMAÑO CHICO. NO ALTERAN MUCHO Y NOS ENCERRAMOS EN EL DORMITORIO DE HUMANA HASTA QUE SE VAN. ESO SÍ, CUANDO LA VISITA SE VA, SALIMOS A OLER ESOS OLORES RAROS QUE TRAEN DE AFUERA. MÑAUM

Maravilla!!!! Al menos ustedes no tienen un humano chico en casa al que tolerar todo el tiempo. Esa cachorra de mi casa cree que soy juguete, me arrulla, me hace moño, me da el té, intenta pintarme, etc. Claro… De cuando en cuando le doy un mordisco para recordarles quien manda aquí.
Duro con ella compañeros, a demostrar cual es la raza dominante…

Mi bebé se escondía de los humanos chicos y si la molestaban mucho, los mordía y rasguñaba, luego de un intimidante grrrrrrrrrrrr gatuno 🙂

Maravilloso el poema de Neruda. Los humanos chicos son adorables, es cuestión de aconsejarlos que los traten con respeto, se miren con cuidado y empezar el trato. Equilibrar y hacer que los que razonan razonen.
Los gatos de mi manada son muy observadores y se acercan de a poco. Humm son estilos…

Los comentarios están cerrados.