Por ahi por fines de 1998 -a mis escasas 6 semanas-se me ocurrió arrancarme del lado de mi mamá y fui a terminar en las fauces de una yorkshire… y luego a las manos de unos humanos pequeños que me llevaron a una casa grande.

Ahí llegué yo haciéndome la víctima y mostrando mi pancita. Un humano grandote cayó redondito!.., pero lástima que él no vivía en esa casa.
Runrun en su adolescenciaAl otro día una gata vieja de esa casa se puso celosa de mí y me atacó y me hizo varios tajos. La humana de esa casa -que es la misma humana de ahora-me llevó a un señor de verde que me durmió y me puso hartos puntos. Cuando desperté de mi sueño – todo teñido de morado y afeitado por partes- estaba en un departamento, en brazos del humano al que había conquistado. Cool
De ahí vino un largo proceso de conocernos mutuamente y domesticarnos, pues él no sabía de las bondades de tener una presencia felina en casa.
Al principio no me dejaba entrar en su habitación, me hacía dormir en una cajita en el comedor.
Después me dejó entrar a su pieza durante el día… pero en la noche no había caso. Tras largas 3 semanas logré que me dejara dormir al lado de su cama. A esas alturas ya lo tenía entrenado en las bondades de recibir un masaje felino, jeje.
Un par de semanas más.. y ya estaba durmiendo en su cama… Lo había conquistado por fin!!!! a punta de juegos, masajes, y por sobre todo por mi ronroneo!
Casi 9 años después, puedo decir con toda propiedad que es MI humano! Cool