Humor

Por estos días está muy de moda el pensamiento positivo. El libro El Secreto ha ido promoviendo fuertemente la necesidad de movernos hacia otra forma de pensar.
El problema es que el libro no detalla que primero es necesario darse cuenta de cuán negativos somos.

¿Cómo es esto?
Muchas personas que han leído el libro creen que la idea es pensar: estoy bien, la vida me sonríe. Pero si hace poco murió alguien querido, difícilmente estarás bien y contento.
Si llevo tiempo afectado por una depresión, el asegurar que estoy bien no es pensamiento positivo, es mentirse a sí mismo.
Si crecimos escuchando a nuestros padres repetir que la vida es dura, difícil, que el dinero se gana con esfuerzo, que el mundo está peligroso, etc., etc., no será tan fácil cambiar nuestra forma de pensar.

Toma tiempo hacerse consciente de la cantidad de ideas negativas que habitan nuestros pensamientos cotidianos.
Dejo aquí una lista de pensamientos negativos, tomados de libro Usted puede sanar su vida, de Louise Hay. Muchos de estos te resonarán fuertemente.

Ya viene un texto de cómo podemos trabajar para librarnos de esto.

Sobre el trabajo:
No puedo aguantar este trabajo
Me enferma mi jefe
Lo que gano no me alcanza
En mi trabajo no me aprecian
No puedo entenderme con mis compañeros de trabajo
No sé qué es lo que quiero hacer

Sobre el dinero:
El dinero no crece en los árboles
El dinero es sucio
El dinero es malo
Soy pobre pero honrado
Los ricos son unos ladrones
No quiero enriquecerme y engreírme
Jamás conseguiré un buen trabajo
Nunca llegaré a hacer dinero
El dinero se va con más rapidez de lo que llega
Siempre tengo deudas
Los pobres nunca pueden levantar cabeza
Mis padres eran pobres y yo también lo soy
Los artistas vivimos luchando
Sólo los estafadores tienen dinero
Todos están antes que yo
Oh, yo no podría cobrar tanto
No me lo merezco
Yo no sirvo para hacer dinero
Nunca le digo a nadie lo que tengo en el banco
No hay que prestar dinero
Peso ahorrada, peso ganada
Hay que ahorrar para los días malos
En cualquier momento puede sobrevenir una crisis.
Me enferma la gente que tiene dinero
Para ganar dinero hay que trabajar mucho
Mis entradas son insuficientes, irregulares, no me bastan
El dinero se me va más rápido de lo que entra
No me alcanza para pagar las cuentas, se me escurre entre los dedos

Sobre la vida en general:
Todos están contra mí.
Soy una pobre víctima
Nunca hago nada bien
Es por mi culpa
Si me enfado soy una mala persona

El cuerpo no me funciona:
Me duele
Me sangra
Me molesta, supura, se me tuerce, se me hincha, cojea, me arde, envejece
Ve mal, oye mal, es una ruina…

Mis relaciones no funcionan
Son sofocantes, exigentes, no están nunca, no me apoyan
Siempre  están  criticándome
No  me quieren
Jamás me dejan tranquilo, están todo el tiempo metiéndose conmigo
No se preocupan por mí
Me llevan por delante,
Jamás me escuchan

Mi vida no funciona
Jamás consigo hacer lo que quiero
No puedo contentar a nadie
No sé lo que quiero
Nunca me queda tiempo para mí
Mis necesidades y deseos siempre quedan postergados
Si hago esto no es más que por complacerlos
No soy más que un felpudo.
A nadie le importa lo que yo quiero
No tengo talento
No soy capaz de hacer nada bien
No hago más que postergar decisiones
A mí nada me  sale  bien.
¿Cuántas de estas frases te resuenan?  ¿Cuántas de ellas te repites a ti mismo a diario?

Ahora te sugiero un ejercicio:
Apunta en  una hoja grande de papel todas las cosas que tus padres decían que estaban mal en usted. ¿Cuáles eran los mensajes negativos  que  tú oías? Concédete el tiempo suficiente para recordar tantos como puedas. Por lo general, con un par de horas está bien.
¿Qué te decían sobre el dinero? ¿Y sobre tu cuerpo? ¿Qué te decían del amor y de las relaciones sexuales? ¿Qué te  decían sobre tu  capacidad creadora? ¿Cuáles eran las cosas limitadoras o negativas que te decían?
Si puedes, repasa y analiza estos puntos, y observa: «Conque de ahí es de donde proviene esta creencia».

Ahora busca otra hoja de papel, para profundizar un poco más. ¿Qué otros
mensajes negativos oíste de pequeño? ¿Cuántas veces te los dices al día?
De tus parientes _______________
De tus profesores _______________
De tus amigos ________________
De figuras de autoridad _________
De tu iglesia _________
Escríbelos todos, tomándote tu tiempo. Mantente atento a las sensaciones corporales que vayas teniendo al escribirlas.
En esas dos hojas de papel están las ideas que necesitas hacer desaparecer de tu conciencia. Son estas creencias las que te hacen sentir que no sirves.

Una vez que hayas tomado conciencia de tus pensamientos negativos, podrás comenzar a limpiarlos. Y luego podrás empezar a trabajar realmente en tus pensamientos positivos.

¡Es hora de limpiarse!

Comparte esta nota:
Pensamiento negativo
Etiquetado en:    

2 pensamientos en “Pensamiento negativo

  • 16 julio, 2009 a las 15:50
    Enlace permanente

    HOLA ES MUY CIERTO LO QUE DICEN, YO DECEO SANARME POR QUE AUN NO HE PODIDO EMBARAZARME, QUE OTRAS ACCIONES APARTE DE ESTAS PODRIAN AYUDAR PARA AYUDARME A SANAR AMI MISMA , YA QUE COMPARANDO ENTRE LA VIDA EL TRABAJO EL DINERO COMO PUEDE AFECTAR PARA LA SALU ESO TAMBIEN SERIA POSIBLE.

  • 17 julio, 2009 a las 14:52
    Enlace permanente

    No entiendo lo que dices o preguntas.

Los comentarios están cerrados.

Abrir chat
Hola, en qué puedo ayudarte?