El Búfalo
El Búfalo

Mía es la fuerza estabilizadora
Que perpetúa el ciclo de la vida.
Inmóvil permanezco ante las pruebas de la adversidad,
Resuelto e intachable.
Procuro servir a la integridad
Y llevar la carga de la honradez.
Me atengo a las leyes de la naturaleza;
Pacientemente, impulso la rueda del Destino.
Tejeré, así, la trama de mi vida.
SOY EL BÚFALO

El año del BúfaloLa personalidad BúfaloEl niño Búfalo El Búfalo de metalEl Búfalo de aguaEl Búfalo de maderaEl Búfalo de fuegoEl Búfalo de tierra El Búfalo y sus ascendentesCómo le va al Búfalo en los diferentes años

Eres Búfalo si naciste entre estas fechas:

19 – 2 – 1901 * 07 – 2 – 1902 – Búfalo de metal
06 – 2 – 1913 * 25 – 1 – 1914 – Búfalo de agua

25 – 1 – 1925 * 12 – 2 – 1926 – Búfalo de madera
11 – 2 – 1937 * 30 – 1 – 1938 – Búfalo de fuego
29 – 1 – 1949 * 16 – 2 – 1950 – Búfalo de tierra

15 – 2 – 1961 * 04 – 2 – 1962 – Búfalo de metal
03 – 2 – 1973 * 22 – 1 – 1974 – Búfalo de agua
22 – 2 – 1985 * 09 – 2 – 1986 – Búfalo de madera
26 – 1 – 2009 * 13 – 2 – 2010 – Búfalo de fuego

EL AÑO DEL BUEY

Este año sentiremos pesar sobre nosotros el yugo de la responsabilidad. No se podrá lograr éxito alguno sin concienzudos esfuerzos. Las dificultades y tribulaciones que aporta el año del Buey se darán principalmente en el ámbito hogareño. Es buena época para arreglar asuntos domésticos y poner la casa en orden. El flemático Buey mirará impasiblemente las modas exageradas. las formas del arte abstracto y las invenciones estrafalarias, en tanto que la política y la diplomacia le inspirarán, simplemente, indiferencia. Mejor atenerse a la rutina y apoyar las políticas conservadoras. ¡Nada de frivolidades! Este año será indudablemente fructífero, pero su lema es: «¡Si no hay trabajo, no hay paga!». El tiempo no espera a nadie, y si somos demasiado haraganes para sembrar, no podremos culpar a nadie de no tener nada qué cosechar. Encontraremos muchísimas cosas que reclamen nuestra atención, y la lista de lo que hay que hacer parecerá interminable. La influencia espartana del Buey será como un látigo que restalle constantemente sobre nuestras cabezas. Más vale ponerse con diligencia al trabajo que perder el tiempo discutiendo con las autoridades, que finalmente saldrán triunfantes, ya que el año del Buey favorece la disciplina. La mayor parte de los conflictos de este año se originarán, preferentemente, en la falta de comunicación y el negarse a ceder ante minucias y sutilezas. Pero hay que aguantar y ser paciente. Todo se arreglará y obtendremos la justa recompensa a nuestros esfuerzos… siempre que no nos hayamos olvidado de hacer las cosas de la manera convencional. Esta no es época de estratagemas ni atajos. Tal vez valga la pena advertir a los rebeldes que aunque el estoico Buey es dulce en el hablar, carga consigo un buen garrote, y este es su año.

LA PERSONALIDAD BUEY

El signo del Buey -o del Búfalo- simboliza la prosperidad alcanzada a través de la fortaleza y el trabajo. Una persona nacida durante este año será confiable, calma y metódica. Trabajado paciente y esforzado, el Buey se adhiere a la rutina y las convenciones. Aunque generalmente es imparcial y sabe escuchar, es difícil hacerle cambiar de opinión, porque es obstinado y suele tener fuertes prejuicios.

Aun así, merced a su carácter firme y digno de confianza, al nativo del Buey le serán confiados cargos de autoridad y responsabilidad. No sólo no hará oídos sordos ante el llamado del deber sino que, en realidad, tendrá que tener cuidado en no excederse.

Por debajo de su apariencia un tanto modesta, pero pulcra, el Buey oculta una mentalidad resuelta y lógica. Su inteligencia y su destreza se esconden tras una fachada reticente y poco demostrativa. Pero, pese a ser básicamente introvertidos, la enérgica naturaleza de estos nativos puede convertirlos en oradores elocuentes y persuasivos cuando la ocasión se presenta. En momentos de agitación, su presencia de ánimo, su negativa a dejarse intimidar y su innata confianza en sí mismo restablecerán el orden. El Buey marcha con la cabeza bien alta.

Una persona nacida bajo este signo es sistemática, se adhiere a pautas fijas y tiene gran respeto por la tradición. De hecho, tiende a hacer exactamente lo que se espera de ella, y es tan predecible que es posible que la critiquen, injustamente, por falta de imaginación. Pero el concienzudo Buey sabe que sólo haciendo las cosas en el orden debido puede tener la esperanza de alcanzar un éxito perdurable. Dueño de una mente despejada, no lo encontraréis defendiéndose a duras penas en la vida, confiado en que su suerte lo sacará del paso. Lo que la gente nacida bajo otros signos consigue mediante el ingenio y la insidia, el Buey lo logrará a fuerza de tenacidad y dedicación. Se puede confiar en sus promesas, porque una vez que da su palabra, la cumple. La opinión pública no significa mucho para él. Se entregará de todo corazón a la tarea que esté haciendo, y la terminará, porque detesta los cabos sueltos.

En los asuntos del corazón, el Buey puede ser tremendamente ingenuo. No puede llegar a comprender del todo las estratagemas del amor, y mucho menos a valerse de estrategias de seducción y recursos semejantes para ganar su causa romántica. No esperes de él poesía lírica ni serenatas a la luz de la luna. Simplemente, no está hecho para esas cosas. Incluso es probable que sus regalos sean objetos fuertes y durables, sencillos y sin pretensiones.

Como son tradicionalistas, tanto los hombres como las mujeres se inclinarán a los cortejos largos; necesitan tiempo para llegar a una relación de intimidad. Son lentos para reaccionar y revelar sus verdaderos sentimientos. El varón de este signo puede ser un caballero de la orden más distinguida, un señor en toda la línea, pero es capaz de convertirse en un torpe adolescente a quien se le traba la lengua cuando se trata de cortejar y ganarse a su dama.

Pero si te casas con él y le entregas sin reservas tu confianza, jamás te decepcionará; lo tendrás fielmente a tu lado durante toda la vida. No será necesario que te preocupes por el pago del alquiler ni de las cuentas. Tal vez no te cubra de diamantes ni de pieles, pero llevarás una vida tan cómoda como pueda ofrecértela y jamás pasarás necesidades.

Y quien haya tenido la buena suerte de casarse con una muchacha de este signo, tendrá sin duda una mujer que no sabe de frivolidades. Encontrarás el cuello de la camisa almidonado como lo almidona mamá, el periódico cuidadosamente doblado, día tras día, sobre la mesa del desayuno, y los huevos escalfados hechos a la perfección. A veces, hasta es posible que el beso de los buenos días parezca apenas un gesto rutinario. Pero si la consideras aburrida o de estructura demasiado rígida, piénsalo mejor. Es pulcra y puntual. En tu vida de casado nunca sabrás lo que es no tener camisas limpias, andar con los calcetines agujereados o comer un plato quemado. Sincera, trabajadora e irreprochable, la muchacha Buey será una esposa ideal. El talonario de cheques estará en orden y jamás se excederá en el uso de vuestra cuenta conjunta. Te corresponde a ti hacer más animada su vida y tomar la iniciativa. Después, de todo, lo más común es que una persona nacida bajo este signo esté haciendo más de lo que le corresponde. Son muchas las cosas maravillosas que vienen envueltas en un papel marrón y sin gracia, y una de ellas es el Buey. No se te ocurra desdeñarlo por la envoltura, porque vale su peso en oro.

Aparte sus muchas cualidades valiosas, se sabe también que el Buey alimenta durante demasiado tiempo sus resentimientos. De memoria larga y rigurosa, es capaz de registrar hasta el último detalle de una ofensa.

Allí donde otros signos, como el Tigre, el Gallo o la Rata pueden quejarse vehementemente de no sentirse bien. en tanto que la Oveja y el Conejo se pondrán malhumorados y hoscos, el Buey reaccionará sumergiéndose en el trabajo para aliviar su desdicha y su tensión. Es posible que, tras una grave desilusión amorosa, se entierro para siempre en su trabajo y lleve una vida solitaria, en vez de correr el riesgo de volver a ser jamás humillado o rechazado.

El Buey insistirá en arreglar sus cuentas y pagará las deudas hasta el último centavo. Si te debe algo, jamás se perdonará el no demostrar su gratitud de manera tangible. No saldrán de él profusas, aunque vacías, fórmulas de agradecimiento. Considera que las palabras floridas y la adulación son torpezas que están por debajo de su dignidad. Pero, ¿no te sorprendería encontrarte con que ese sujeto hosco, que apenas si fue capaz de mascullar: «Gracias», te dejó algo en su testamento? Pues bien, ese es un gesto típico del Buey. Si alguien hay que con sus acciones diga más que con sus palabras, es él.

Ten cuidado con la legendaria paciencia del Buey, porque cuando una persona de este signo pierde los estribos, no pasa inadvertida. Puede ser una experiencia aterradora. No habrá manera de razonar con él: lo mismo que un toro, atacará a quien se le ponga por delante. Lo único atinado es salirse del paso y esperar a que se calme. Pero en general, sin embargo, es muy raro que se entregue a tales excesos de agresividad, a menos que se encuentre en una situación realmente insoportable.

En su casa, su palabra es ley. Es tan capaz de dar órdenes como de recibirlas, y espera que las directivas que imparte sean ejecutadas al pie de la letra. Tiene un enfoque materialista de la vida, y aunque puede tener excesivo afecto por su familia y estar orgullosísimo de ella, también les exige mucho. Usará la vara del éxito y los logros personales para medir su amor por ellos. Aunque no es fácil que se deje llevar por las emociones, es buen proveedor y capaz de grandes sacrificios por el bienestar de su familia. En las situaciones y momentos en que es realmente necesario, no los dejará abandonados.

Una persona de este signo siempre será parte del activo de su familia y su empresa. El Buey no tiene razón alguna para sentirse inseguro, ya que durante toda su vida se ocuparán de él; es cuestión de sentido común no dejar que alguien tan valioso tenga que arreglárselas solo.

El Buey nacido durante el día será más agresivo y activo que el tranquilo Buey nocturno. De modo similar, el Buey de invierno pasará por momentos más difíciles y tendrá que llevar una vida más austera que el Buey de verano.

El nativo de este signo lunar es una persona apegada a la tierra y que seguirá los dictados de la cabeza con preferencia a los del corazón, de manera que si quieres ganar tu causa, apela a su razón y a su inteligencia. Hazte una lista de los pros y los contras, y todo lo que le pidas, fundaméntalo con datos pertinentes y seguros. Es raro que los sentimientos solamente consigan hacerle cambiar de parecer. El Buey es de constitución fuerte y no se enferma fácilmente. Orgulloso e intransigente, desdeña las debilidades ajenas. Si puede aprender a cultivar el sentido del humor y la compasión, será mucho más feliz.

Conductor y ordenancista por naturaleza, tiende a ser en exceso rígido. Como es probable que él se haya hecho por su propio esfuerzo, cree firmemente que todo el mundo debe elevarse por sí mismo… y nada de intentar esquivarlo. En su peor forma, el Buey es inabordable, inflexible y de mentalidad estrecha. Su falta de tacto y consideración por los demás, unida a veces a una visión militante de la vida, pueden hacerlo inepto para cargos en los que sean importantes las relaciones públicas, la diplomacia y la delicadeza. Sin embargo, se lo respeta y quiere por su sinceridad, su falta de pretensiones y la firmeza de sus principios. Como no desprecia ningún trabajo, se gana la lealtad de sus subordinados. Como dijimos antes, una persona de este signo no intentará ir por atajos. Su tranquila dignidad y su ética exigente le impedirán recurrir a medios injustos para alcanzar sus objetivos. Tampoco le gusta pedir ayuda a otros. En realidad, tiene tal confianza en sí mismo que tendrás que rogarle que te acepte un servicio.

Estos nativos tienen tendencias dinásticas. Cuidadosos y concienzudos, hacen las cosas hasta terminarlas. Esta tenacidad que el Buey lleva en sus genes se extenderá a su progenie y a las generaciones siguientes, aunque no hayan nacido bajo el mismo signo. Su excelente carácter hace de él un constructor de imperios. que tomará todas las precauciones para asegurar la prosperidad y la supervivencia de su linaje.

En cuanto padre de familia, impondrá pontificalmente las leyes y no tolerará ninguna rebelión juvenil. Su vida está construida en torno de su hogar, su trabajo y su país, y preferirá siempre las inversiones estables y a largo piazo. Como es una criatura de hábitos estrictos, no Se gusta el juego: los riesgos y los márgenes de seguridad demasiado estrechos lo desalientan, porque ponen en peligro su profunda necesidad de seguridad.

De los doce signos, el colorido Gallo llenará de sol la vida ordenada del Buey, y será una espléndida pareja para él. Ambos tienen gran respeto por la autoridad, admiran la eficiencia y poseen gran dedicación al deber. Estos -atributos en común los unen. Igualmente adecuada será la unión con la afectuosa Rata o con la prudente Serpiente, ya que ambas se interesarán profundamente por el valioso Buey. Ei Dragón, el Conejo, el Buey, el Caballo, el Jabalí y el Mono también serán compatibles, en menor grado, con el Buey. pero es posible que el Perro lo encuentre demasiado blando y le critique su falta de humor. Al Buey tampoco le interesará mucho la compañía de la caprichosa Oveja ni la del rebelde nativo del Tigre, quienes a su vez se resentirán ante su formalismo.

Suceda lo que suceda, se puede estar seguro de que eh éxito de que disfrute el Buey habrá sido ganado por sus propios méritos. En una palabra, el Buey -fuerte y disciplinado- no espera (ni conseguirá) que en su vida lo lleven gratis a ninguna parte. Valiente y recio, terminará ganando gracias a su propio esfuerzo, y nadie lo tendrá mejor merecido.

EL NIÑO BUEY

No será jamás un bebé llorón. Es excepcionalmente sufrido y capaz de soportar dificultades. Desapacible individualista, tiende a empezar a hablar tarde y prefiere zanjar las discusiones con los puños. Terco e inflexible, es capaz de poner la casa patas arriba si se lo propone. No es de los que hacen alharacas, pero será inexorable con las pocas concesiones que exija, y una de ellas será su derecho a la intimidad.

No se resistirá a la disciplina; más bien le gustará que le fijen un programa. Es posible que insista en que le sirvan las comidas todos los días a la misma hora, sin ser por eso quisquilloso con la comida. Necesita regularidad, y el hecho de saber dónde están las cosas y qué es lo que se espera de él le dará una sensación de seguridad. Una niña nacida bajo este signo se interesará por el orden y la limpieza de la casa.

Al pequeño Buey le gusta hacerse cargo de la situación cuando no está mamá -o la maestra- y es serio e inflexible con los infractores. Es capaz de dar una opinión desprejuiciada -y por lo común está dispuesto a hacerlo-, porque no se deja influir fácilmente ni ganar por los halagos. En vez de sobornarlo o rogarle para que haga algo desagradable, será más eficaz presentárselo simplemente como una orden. No es discutidor por naturaleza. pero para que te obedezca tendrás primero que ganarte su respeto.

Le encanta enseñar a niños más pequeños y mostrará una paciencia y una perseverancia notables cuando tiene que esperar algo que desea. Como es de índole fuerte y silenciosa, no se aviene fácilmente a revelar sus sentimientos. Puede estar profundamente herido sin que nadie lo sospeche siquiera, porque el niño Buey es una personita muy reservada. Aunque pueda mostrar una fachada audaz, voluntariosa y leal. el Buey es tremendamente ingenuo ante las realidades de la vida. En este aspecto necesita que lo protejan y confiará en exceso en el apoyo de sus padres, sus maestros y su familia.

En la escuela puede ser un alumno ejemplar, porque no es de los que se traban en pugna con las autoridades. Su enfoque serio y razonable de la vida lo induce a evitar bromas y payasadas, y se lo ha de estimular para que exprese sus emociones y desarrolle su sentido del humor.

Será, por sobre todas las cosas, responsable y de fiar, y se ganará tanto el respeto de sus mayores como el de sus padres El niño Buey será un notable ejemplo de persona tan capaz de conducir como de seguir, y siempre cumplirá bien con sus deberes.

LOS CINCO TIPOS DE BÚFALOS

El Búfalo de Metal – 1901, 1961, 2021

Este tipo de Búfalo tendrá intensos choques con la gente, incluso con sus superiores, cuando no estén de acuerdo con sus puntos de vista. Se expresa clara, intensa y resueltamente, y jamás se lo podrá acusar de no decir con claridad lo que quiere. Se mantendrá en sus trece a toda costa; cuando es necesario, puede ser muy elocuente, y se valdrá de todas sus capacidades cuando quiera salir adelante.

No es muy afectuoso por naturaleza, pero puede tener inclinación hacia las letras y ser amante de la música clásica y el arte. Tiene un gran sentido de la responsabilidad y se puede confiar en que cumpla su palabra, lo que no será muy difícil ya que, hombre o mujer, este Búfalo es persona de pocas palabras.

A veces tenderá a forzar las situaciones, y es capaz de convertirse en un ejército unipersonal cuando está obsesionado por el logro de sus objetivos, respecto de los cuales puede mostrarse fanático. Tenaz y arrogante, no conoce la palabra «fracaso», y está dotado de considerable energía, de modo que no necesita mucho descanso ni distracción. No tendrá inconveniente en trabajar de la mañana a la noche si es necesario para hacer lo que se propone. Cuando no consigue lo que quiere, puede ser vengativo y de mentalidad estrecha.

El Búfalo de Agua – 1853, 1913, 1973

Es un tipo de Búfalo más realista que idealista. Paciente, práctico e infatigablemente ambicioso, posee una disposición astuta y un agudo sentido de los valores. Sabe usar las cosas como es debido puede hacer aportes notables porque es capaz de esperar el y momento oportuno y de organizar sus actividades.

Será un Búfalo más razonable y flexible, abierto a sugerencias, aunque es posible que no esté de acuerdo con que en su vida se íntroduzcan cambios o métodos anticonvencionales. Pero no es tan terco como otros Búfalos, y no sufrirá demasiado si se le pide que vaya hacia donde sopla el viento. Su principal preocupación es mejorar su status y su seguridad, y en todo lo que emprenda respaldará la ley y el orden.

Se distinguirá por su capacidad para trabajar con otros y es capaz de encontrar su propio rumbo sin dificultad alguna, siempre que no se ponga demasiado rígido ni exija demasiado de los demás. Puede concentrarse en más de un objetivo por vez, y es capaz de desgastar cualquier oposición con su calma metódica, su paciencia y su determinación.

El Búfalo de Madera – 1865, 1925, 1985

Este tipo de Búfalo es menos rígido y, sin llegar a ser considerado con las emociones ajenas, por lo menos las percibe. Reacciona con mayor rapidez que otros de su signo, y es probable que socialmente se muestre más cortés. Será admirado por su integridad y su ética. Es justo e imparcial, aunque su signo lunar lo arrastre hacia el conservadurismo. Entiende un sistema social fijo y funciona dentro de él; es mucho más capaz de actuar que los Búfalos de otros elementos.

Ante la ocasión y la motivación adecuadas, adoptará opiniones nuevas y progresistas; es menos terco, y capaz de hacer concesiones al gobierno mayoritario.

Puede llegar a grandes alturas, a amasar riquezas y a destacarse si consigue fundar y hacer prosperar grupos industriales de cierta magnitud. Es enérgico y explotará sus potenciales al máximo. Entiende la importancia de la coexistencia y sus ambiciones estarán ligadas con un orden de cosas más vasto. Es capaz de trabajar en equipo y tendrá probablemente una mentalidad corporativa.

El Búfalo de Fuego – 1877, 1937, 1997

Le encanta lucirse ante un público y es el tipo que más atraído se siente por el poder y la importancia. Su sentido innato del dominio está reforzado, como lo está también su mal genio. Como resultado, puede ser más enérgico y orgulloso que los otros Búfalos, excepción hecha del silencioso Búfalo de Metal. Es materialista, y es posible que tenga un complejo de superioridad. Por consiguiente, tiende a eliminar las personas o las cosas que considera inútiles o inadecuadas, sin detenerse a estimar su verdadero valor. Es objetivo, no tiene pelos en la lengua y puede ser excesivamente áspero con quienes se atrevan a oponérsele.

El elemento Fuego puede hacer que sus tendencias al trabajo empeñoso se expresen en actitudes militaristas e incluso en una guerra total contra sus oponentes. Tiende a sobreestimar sus capacidades, y es posible que se muestre poco paciente y considerado con los sentimientos ajenos. Por lo demás, es básicamente sincero y una persona justa, a quien no le gusta aprovecharse de los otros cuando puede evitarlo. Su familia será la beneficiaria de la mayoría de sus esfuerzos, ya que este Búfalo es muy protector de sus seres queridos y se ocupará de que estén siempre bien atendidos.

El Búfalo de Tierra – 1889, 1949, 2009

Un tipo de Búfalo sufrido y paciente, aunque menos creativo, que siempre cumple fielmente con sus deberes. Conoce sus limitaciones y se da cuenta de sus imperfecciones desde muy temprano en la vida. Se destacará en cualquier carrera que decida emprender, porque es práctico, laborioso y está preparado para pagar el precio necesario por el éxito. Contribuye de buena gana con su aporte y está en favor de las empresas prácticas y sólidas. Sus principales metas son la seguridad y la estabilidad, y para alcanzarlas trabajará con eficiencia.

Aunque es posible que no sea muy sensible ni emotivo por naturaleza, es capaz de afectos sinceros y perdurables, y será firme y leal tanto con sus principios como con sus seres queridos.

Pugna por un constante mejoramiento de su situación en la vida y soportará sin quejarse sufrimientos y dificultades. Constante y determinado, este Búfalo llegará lejos; será difícil hacerle dar marcha atrás, porque jamás renuncia al terreno ganado. Es posible que sea el más lento, pero es también el más seguro de todos los Búfalos.

EL BUEY Y SUS ASCENDENTES

Nacido durante las horas de la Rata -11 p.m. a 1 a.m.
Un Buey con un toque de auténtico sentimiento. E! encanto de la Rata lo suaviza, y es más flexible y comunicativo. Aun así, no se olvida de una injuria, ni de contar hasta el último centavo.

Nacido durante las horas del Buey -1 a.m. a 3 a.m.
Tipo sargento mayor. A quien saque de la fila el dedo gordo del pie, se lo cortará. Dotado de un autodominio y de una dedicación extraordinarios, no se puede, en cambio, hablar bien de su imaginación ni de su sentido del humor.

Nacido durante las horas del Tigre – 3 a.m. a 5 a.m.
Un Buey cautivante, de personalidad vivaz. No será, sin duda, suave en el hablar ni tímido. De paso, hay que tener cuidado con su tremendo mal genio.

Nacido durante las horas del Conejo – 5 a.m. a 7 a.m.
Tampoco de este Buey conseguirás que cambie de opinión respecto de ti, pero por lo menos será diplomático y discreto. Un Buey gentil, que será coleccionista de arte y antigüedades, y que no se complace en el trabajo agotador.

Nacido durante las horas del Dragón – 7 a.m. a 9 a.m.
Gran fuerza y poder para el logro de sus ambiciones. Es una pena que sea tan inflexible y obstinado; de otra manera, podría tener mucho más.

Nacido durante las horas de la Serpiente – 9 a.m. a 11 a.m. Combinación formada por dos signos reservados y reacios a aceptar consejos. Puede ser una naturaleza solitaria, con un matiz de astucia.

Nacido durante las horas del Caballo -11 a.m. a 1 p.m.
Un Buey más feliz, con algo de la modalidad fantasiosa del Caballo. Quién sabe, hasta es posible que le guste bailar. Sin embargo es posible que la cualidad mercurial del Caballo que hay en él lo aparte de sus objetivos.

Nacido durante las horas de la Oveja -1 p.m. a 3 p.m.
Un Buey de personalidad artística v con un aspecto tierno. Será más indulgente y receptivo. Tiene mentalidad comercial y sabrá cómo hacer dinero a partir de su talento.

Nacido durante las horas del Mono – 3 p. m. a5 p. m.
Astuto, pero jovial, este Buey no se tomará demasiado en serio sus problemas. Con la influencia del Mono, no lo necesita, ya que siempre tendrá un naipe en la manga.

Nacido durante las horas del Gallo – 5 p.m. a 7 p.m.
Dinámico y concienzudo. Discutirá mucho antes de emprender la acción y, en vez de los puños, se valdrá de su pintoresca retórica. Una especie de cruce entre predicador y soldado.

Nacido durante las horas del Perro – 7 p.m. a 9 p.m.
Un moralista severo, tremendamente aburrido si no lo salvara el temperamento del Perro. No será demasiado prejuicioso y te concederá un proceso justo ante la corte marcial. ¡Buena suerte!

Nacido durante las horas del Jabalí – 9 p.m. a 11 p.m.
Este Buey es afectuoso, aunque siga siendo exigente y conservador. Le falta la convicción necesaria para ejercer presión en ocasiones. Sus cualidades de esforzado trabajador corren parejas con el amor del Jabalí por la buena comida.

CÓMO LE VA AL BUEY EN DIFERENTES AÑOS

Año de la RATA
Época calma y próspera para e] Buey. La suerte favorecerá sus empresas, y todas sus preocupaciones anteriores tenderán a esfumarse. Obtiene reconocimiento en su trabajo, y podría alcanzar nuevos cargos de importancia. Será año de celebraciones hogareñas.

Año del BUEY
Es un año bueno, aunque es posible que los planes del Buey sufran demoras y pequeñas dificultades que pueden aparecer inesperadamente. Época auspiciosa para casarse o establecer nuevas relaciones. Habrá nacimientos en su familia, o bien el Buey pasará más tiempo con gente joven. Este año sus problemas no serán grandes, pero es posible que haya visitas o viajes inoportunos.

Año del TIGRE
Época difícil. El Buey tropezará con múltiples oposiciones, pero conseguirá vencerlas o será capaz de perseverar pese a las penurias. Debe ser paciente y no desilusionarse si los resultados no son inmediatamente visibles. Es época para que las personas de este signo vuelvan a evaluar su situación. El Buey no debe correr riesgos innecesarios ni tomar medidas drásticas durante el reinado del Tigre.

Año del GATO
Un buen año para el Buey, aunque todavía tenga que atar muchos cabos sueltos y resolver otros problemas. Es posible que pierda en algunas inversiones o que no pueda cobrar lo que se le debe. Su salud está protegida, aunque es posible que lo apene la muerte de alguien cercano. El progreso es constante.

Año del DRAGÓN
Un año regular, ya que muchos cambios y problemas inesperados mantendrán ocupado al Buey. Sus planes se realizarán, pero no con la rapidez que él desea. Tendrá que trabajar mucho, aunque entrará en contacto con personas serviciales e influyentes.

Año de la SERPIENTE
Buenos tiempos esperan al Buey, a quien le será fácil ganar dinero. Este año, todas las cosas están a su alcance. El lado malo será que puede haber malas interpretaciones con asociados, o que descubra que algún amigo traiciona su confianza. Todos sus problemas pueden resolverse si se abre a la discusión.

Año del CABALLO
Año de inquietud para el Buey. Se ve acosado por asuntos amorosos o financieros desdichados y podría experimentar reveses financieros o verse envuelto en accidentes. También podría haber enfermedades que le provoquen demoras inesperadas y no le permitan mantener sus compromisos. Para el otoño, las nubes de tormenta habrán pasado. Será el momento de consolidarse o hacer presupuestos conservadores.

Año de la CABRA
No es año en que se pueda esperar mucho progreso, aunque el Buey recibe buenas noticias que robustecen su confianza. No hay enfermedades ni disputas graves, y la vida en el hogar será relativamente pacífica. Sin embargo, no ha de ser en exceso optimista, ya que podría perder algún dinero que ya daba por ganado o perder algo de lo que no puede hablar siquiera.

Año del MONO
Un año afortunado y próspero para el Buey, que será agasajado y buscado por personas importantes. Es posible que le esperen buenas nuevas en su familia, un trabajo nuevo o un ascenso.

Año del GALLO
El Buey lo pasará moderadamente bien y seguirá disfrutando de éxitos, aunque es posible que este año le suceda algún incidente extraño o improbable. Debe estar alerta a la posibilidad de un juicio hipotecario o de que un amigo lo estafe.

Año del PERRO
Aunque los problemas de este año parecen grandes, resultarán menos graves de lo que parecen. El Buey lo pasará bastante bien ya que las complicaciones que cabía esperar no se concretan y su camino se ve libre de obstáculos y oposiciones. Es posible que tenga que sufrir una separación temporaria de un ser querido o de su familia. Se anuncian viajes v recepciones contra su voluntad.

Año del JABALÍ
Momentos complicados esperan al nativo de este signo que no obtendrá muchos resultados visibles de sus escrupulosos esfuerzos. pero no debe inquietarse, porque conseguirá valiosos contactos para el futuro. Es un año inestable para el Buey pues se verá alterado por problemas familiares y algunas fricciones laborales En general le irá bastante bien, porque los numerosos problemas que lo acosan son de poca importancia.

http://www.zocalo.cl/brujita/?page_id=164 la rata el búfalo el tigre el gato o conejo
el dragón la serpiente el caballo la oveja o cabra
el mono el gallo el perro el jabalí

NOTA: Todas las descripciones de lo signos han sido tomadas del libro «Horóscopos Chinos de Theodora Lau.

Comparte esta nota: