Taller de meditación

PRÓXIMO TALLER DE MEDITACIÓN, 9 de SEPTIEMBRE DE 2017

(cupos limitados)

“El arte de la meditación consiste en que si te pierdes en tus pensamientos o emociones, simplemente vuelves a tu respiración.
Vuelves a ella sin juzgarte, sin comentarte.
Sólo vuelves a poner tu atención en tu respiración.
Mientras más simple, mejor.”

Adyashanti

Desde enero del 2014 que enseño un tipo de meditación que ancla la percepción en las sensaciones físicas. Es una técnica que permite conocerse, sanarse, y estar en tiempo presente.

El aprendizaje de la meditación viene de los cursos de la técnica de sanación que uso por estos días: Sat Nam Rasayan y de los cursos con Adyashanti. De tanto practicar el estado meditativo a diario al atender pacientes, se me ha hecho una costumbre el aplicar la meditación en la vida diaria, lo que ha significado una calma y aceptación que me eran desconocidas.

En otros cursos, y con otros maestros, me di cuenta que esta costumbre de vivir en estado meditativo ha implicado un aprendizaje y una internalización más rápida en cada paso que doy en el autoconocimiento. Es de aquí que nacen las ganas de enseñar una técnica simple y efectiva de meditación.

El taller está orientado a que cada participante aprenda a reconocer sus sensaciones físicas y su respiración como método meditativo y como recurso interno de calma y de autosanación. Es un día sábado de 9:00 a 18:30 hrs, en mi consulta en Ñuñoa.

Desde hace un par de años, nos juntamos a practicar con un grupo que ya tomó el taller -cada 15 días- y aplicamos la técnica para ir trabajando temas específicos de nuestras vidas: emociones, relaciones, conceptos… y hasta lo que nos ocurrió en el día.

Tiene un valor de $35.000 (con pago anticipado, incluye café y galletas).

Testimonio:

Después del taller del sábado tuve “la oportunidad” de experimentarlo con un “terrible” dolor de estomago, que me dio por estresarme… en realidad reconozco un rollo de mi ego , entendí después de un rato que era un dolor que sentía muchas veces años atrás . ahora lo entendí.. me fui a la casa y me acosté…. empecé a meditar, lo dejé ser y fluir y en menos de un cuarto de hora DESAPARECIÓ . casi no pude creer que había sentido ese dolor un rato antes.
Gracias Vero…

 

Para consultar por una próxima fecha de taller, escribe en este formulario:

Comparte esta nota: