3º chakra
Cuando recién estaba empezando los cursos de sanación, el profesor habló de los engranajes del 3º chakra. No entendí mucho, pero quedó anotado por ahí.
Ahora que me bajó la fiebre por el trekking, he empezado a entender en la práctica de qué se trata.
A cualquiera que haga deporte le habrá pasado de llegar a un estado de agotamiento en el cual uno cree que ya no da más. Pero algo sucede, algo se suelta dentro. Y entonces ya no hay dolor, no hay cansancio, no hay molestias… y uno puede seguir adelante, sorprendido de una capacidad que desconocíamos.
El 3º chakra es el que maneja el hacer, nuestros movimientos, el sistema muscular. Es quien maneja el cuerpo en general. Por lo tanto es él quien toma el timón cuando estamos haciendo un esfuerzo físico importante.
Pero… como los humanos somos seres pensantes –demasiado a veces- tenemos una serie de creencias sobre la capacidad física del cuerpo, y sobre los límites del mismo. No permitimos que la propia consciencia del cuerpo regule sus procesos naturales, sino que interferimos con ellos a punta de ideas y pensamientos constantes.
Por eso es tan sorprendente llegar a ese estado de agotamiento brutal, cuando uno ya no quiere mover un dedo más… cuando cree desfallecer… y ¡oh! sorpresa… ¡podemos más! Y el cuerpo sigue funcionando, todo se sigue moviendo, y por un largo período extra. Y ya no hay dolor, no hay agotamiento… uno simplemente sigue.
¿Por qué sucede esto?
Por estos días he estado pensando en el 3º chakra como una caja de cambios de autos, con varias marchas, cada una apropiada para distintos esfuerzos. Lo gracioso es que desconocemos cuántas marchas tiene, no sabemos cuáles son nuestras capacidades físicas reales.
Entonces, si yo estoy acostumbrada a usar sólo la 1ª y 2ª marcha, empiezo a creer que sólo dispongo de esas, pues nunca osé averiguar si podía ir más allá. Además, uno se convence de que no hay más.
Y así nos declaramos imposibilitados de hacer un ejercicio fuerte y sostenido.
¿Cuántas marchas tenemos disponibles?
No lo sé.
Ahora soy consciente de que mientras menos piense sobre mi capacidad física, mejor, pues así no interfiero el trabajo del 3º chakra.
Pero he descubierto que si me acostumbro a usar una nueva marcha, pronto descubro que tengo otra más disponible. Mi capacidad de caminata ha mejorado de manera impresionante, y ahora soy plenamente consciente de cuando cambio de marcha.
Cada vez que me canso, que siento que algo molesta, pesa, duele, pero aún así sigo, cambio de marcha.
La más notoria, es pasar el agotamiento y seguir… seguir, seguir.
Y lo más probable… es que queden más marchas disponibles.
Ya la descubriré.

Comparte esta nota:
Los engranajes del 3º chakra
Etiquetado en:    

8 pensamientos en “Los engranajes del 3º chakra

  • 16 julio, 2009 a las 15:40
    Enlace permanente

    me encanta este tema de los chakras mi pregunta es que como es que se puede llegar a tener ese proceso de cambio de marcha o nivel energetico lo podriamos llamar asi, si requerimos de un conocimiento superior.

  • 17 julio, 2009 a las 14:46
    Enlace permanente

    No se requiere un conocimiento superior. Sino que lo puedes experimentar haciendo un esfuerzo físico de largo aliento, de varias horas.

  • 4 octubre, 2009 a las 00:18
    Enlace permanente

    Hola Brujita tu podrias decirme cuantos chakras hay en total, como reconocerlas en determinado momento, me gustaria mucho aprender de esta 3era de la que tu hablas ya que practico deporte y es muy cierto lo que tu dices, cuando creo no tener mas que dar, de la nada doy mas y mas sin cansancio y como si fuera el primer paso del dia.

  • 6 octubre, 2009 a las 10:23
    Enlace permanente

    Titi, hay 7 chakras mayores, todos en la columna, a excepción del 7º, que está sobre la coronilla.
    Los puedes sentir con tus manos.
    Busca en internet la ubicación, y cuando estés tranquila, trata de sentirlos con la palma de tus manos, sin tocarte, sólo siente su energía.

  • 13 diciembre, 2009 a las 21:21
    Enlace permanente

    Hola brujita haber si tu me podrias ayudar, siento que hace un tiempo estoy cambiando fuertemente, pero no dimensiono muy bien en que sentido..siento que me comunico con otros mas alla de algo terrenal…ando algo desconcentrada..un poco facil de agotamiento..en general feliz, pero a la vez menos vital..lo que me interesaba antes ya no me esmero tanto por conseguirlo, porque siento que son ahora otras cosas, que incluso desconosco, y esto me causa un poco de incertidumbre. Ojala me pudieses dar algun tipo de pauta o consejo sobre lo que me ocurre. Gracias.

  • 21 diciembre, 2009 a las 21:40
    Enlace permanente

    Has leído un texto que se llama «Los síntomas del despertar espiritual»?

    saludos

  • 15 febrero, 2010 a las 21:01
    Enlace permanente

    I don’t understand what are you trying to say.

Los comentarios están cerrados.