La sabiduría del cuerpo y aura

Hay algo entretenido que he aprendido haciendo sanaciones.
De a poco me he dado cuenta sobre las percepciones que tenemos a diario, pero que no hacemos conscientes.

Cuando conocemos a una persona, nuestras auras y seres superiores interactúan y se conocen o reconocen. Como somos síquicos por naturaleza, las auras y seres superiores conversan entre sí, se comunican. Y si resulta que con esa persona nos hemos topado en otra vida, las auras y seres superiores reaccionan de inmediato.
Y aquí sucede algo muy potente, que estamos acostumbrados a ignorar totalmente.
Si por casualidad esa persona que conocimos recién nos ha matado en alguna vida anterior, las auras y seres superiores se verán, se reconocerán… y nuestro cuerpo reaccionará con alguna sensación extraña de temor o inseguridad que no podremos definir ni precisar.
Entonces comienzan a funcionar todas las programaciones sociales, y aparece un discurso interno de que no podemos prejuzgar a alguien que recién venimos conociendo. Resuenan en nuestra mente las palabras que escuchamos de niños una y otra vez: ¡dale una oportunidad, recién lo conoces!
Y unos cuantos meses o años después, resulta que la relación con esa persona avanza, y luego se desmorona completamente. Y es entonces cuando recordamos esa “corazonada” que tuvimos en el primer encuentro. En ese momento nos damos cuenta que si la hubiésemos seguido nos habríamos ahorrado hartos problemas.

Sucede lo mismo con quienes elegimos como parejas, definitivas o temporales.
Cuando llega un paciente a mi consulta, que dice sufrir mucho en su relación, tras hacerlo ver cuán mal se siente, lo llevo a recordar la primera sensación corporal que tuvo al conocer a la persona en cuestión. Por lo general experimenta asombro al reconocer dentro de sí mismo que lo primero que sintió fue miedo, inseguridad, sensación de amenaza, tristeza infinita, celos, etc.
Y más asombro siente al darse cuenta que sigue sintiéndolo… y recién entonces se da cuenta que no queda mucho por hacer en una relación donde abunda el miedo, la rabia, la tristeza.
En la caso de las relaciones de pareja, funciona además la creencia muy común de que en el amor se sufre, que el amor duele o es intrínsecamente triste. Con este elemento de fondo, haremos caso omiso de las sensaciones de incomodidad profunda del cuerpo frente a una persona.

Si hago memoria de mi vida, recuerdo haaaartos casos en los que de sólo cruzarme con alguien tuve presentimientos, extrañas sensaciones y casi certezas de que habría problemas. Muchas, muchas veces conocí a alguien y tuve la clara percepción de vibras bajas, que eran un aviso potente sobre complicaciones a futuro.
Pero me lo guardé bien adentro, pues por esos años no era viable comunicar algo tan vago, tan poco entendible, tan poco racional y lógico.
Si alguna vez lo dije, recuerdo haberme ganado una andanada de críticas por prejuiciosa.
Cuántos problemas me hubiera ahorrado… no sé. No me aqueja pensarlo, pues lo que fue, fue.

Si no vemos el aura, el truco para darse cuenta de todo esto es ir más allá del lenguaje verbal, ir a los actos, a las acciones, sentimientos, sensaciones.
Si una persona nos inspira miedo, nuestro cuerpo de alguna manera nos avisará. Si es rabia, lo sentiremos en el estómago. Tal vez sintamos ganas de salir arrancando, tal vez angustia, o miedo, inseguridad…
Si no sentimos seguridad, si algo nos inquieta, si hay algún tipo de “ruido” en la relación con alguien, lo más sabio que podemos hacer es prestar atención a esas señales.
Se trata de no escuchar lo que se nos dice, sino que ver y sobre todo sentir lo que hace el otro, pues la comunicación verbal es a lo más el 20% de la señal completa que nos llega.

Ahora que veo el aura me resulta totalmente natural leer las sensaciones, sentimientos y emociones por nuestros semejantes, por lo que detecto rápidamente la contradicción vital de las relaciones dañinas. Veo claramente el miedo, la rabia, la ansiedad, la inseguridad, anidando en el 4º chakra de las personas. Y no dejo de asombrarme como aún funciona tan fuerte la creencia que eso es amor.
Y esta misma creencia errada es la que nos impide alejarnos de esas personas, dejar atrás esas relaciones.

¡Es tan fácil! Simplemente se trata de estar atentos a las señales de nuestro cuerpo.

Comparte esta nota:

8 comentarios en “La sabiduría del cuerpo y aura

  1. En realidad nunca había pensado en todo lo que acabo de leer son muy sabias tus palabras las que comparto de todo corazón, si le hubiese echo caso a mi intuición o a la extraña sensación cuando conocí a mi ex pareja tal vez no hubiese pasado por todo lo que viví que por cierto fueron mas malas que buenas experiencias…
    TE FELICITO POR TU PAGINA SOMOS MUXOS LAS QUE SEGUIMOS EL RINCON DE LA BRUJITA, GRACIAS POR TUS CONSEJOS, QUE RAELMENTE NOS ILUMINAN…..
    Marta Cruz

  2. Sorry, por meterme en todos tus artículos, pero me gustan mucho y de un modo u otro siento conexión con tus palabras, me gusta mucho la página.

  3. Al sentirme tan abrumada en este día leí tus palabras y realmente me sentí un poco mejor, estoy muy mal, sufrí la pérdida de mi padre a principios de año, mi madre quedó desconsolada (60 años de matrimonio), mis hermanos se alejaron de mi madre y de mí con odiosidades por los bienes que quedaron, estoy sola tratando de contener a mi madre hace ya más de 10 meses, yo ya venía con una depresión de antes de la muerte de mi padre, soy separada y divorciada, me tocó criar y educar a mis dos hijos sola, trabajaba y logré sacar una carrera (abogado), tengo muchos problemas que solucionar, pasé por una invalidez de 8 meses en silla de ruedas, para luego mi hija también abogado, tuvo a mi nieta a quien adoro, pero mi hija tiene arrebatos constantes y ya más de 4 veces se ha ido de mi casa, despúes regresa y se lleva a mi nieta quien es muy especial (6), sé que la niña me adora, esta vez es definitivo al parecer se están llevando todo, estoy sufriendo mucho, no he podido ni siquiera vivir mi duelo de mi padre ya que he tenido que contener a mi madre en su dolor, con particiones de bienes en donde mis hermanos le quieren quitar todo lo que ella se esforzó por tener y darnos, siento que las fuerzas me están dejando, todavía tengo otro hijo a quien tengo que apoyar a que termine su profesión. No sé que he hecho mal, pero tengo fe tengo esperanzas, rezo todos los días. Espero recibir unas palabras de ánimo y sanación. Un millón de gracias por leer mis penas.

  4. No has hecho nada mal, no estás pagando nada. Todas estas cosas son las que elegimos vivir com humanos en este planeta.
    Busca los libros conversaciones con Dios, te aliviarán.

  5. Hola brujita! me encanto todo sobre el aura, pero si alguien perdio ese don, como lo puede volver a recuperar? MUCHAS GRACIAS, espero tu respuesta!..
    Atte: Agustina

  6. Simple, escucha tu corazón, hazle caso a tus señales corporales.
    El aura no se ve con los ojos físicos, sin con los del corazón.

  7. Hola, como está, encuentreo buenisimo el articulo publicado, a veces me pasan muchas de esas cosas…y simplemente hay personas que no y nooo..puedo acercarme a ellas por mas que trato… hace un tiempo veo una luz blanca alrededor de las personas..aún no distingo colores..y si viera colores no sabria que significan…soy muy perceptiva…a vece mas de la cuenta coin cosas que no quisiera enterarme…y otras muchas cosas que me encantaria compartir con alguien he tratado de buscar quien me oriente pero al contrario sólo mentiras y cuando logro concoer a alguien que me inspire verdad!!!…por diversoso motivos no puedo contactarme con ellos…sé que tengo que desarrollar esto pero me cuesta ..y no tengo quien me oriente…saludos

  8. Busca los libros de Barbara Brennan. Manos que curan, y Hágase la luz.
    Están descargables en hartas partes.

Los comentarios están cerrados.