«Comencé a Confiar en mí, como se sabe, todos percibimos, pero a veces creemos que si una persona nos da «mala espina» o nos hace sentir tristes, incómodos, etc, son prejuicios que debemos sacar del sistema. Aprendí a confiar en esas percepciones (las de amor y las de alarma). Taller I fue el pasito inicial para cambiar la consciencia de cómo la vida pasaba a través de mi y través de todos, una consciencia más amable y liviana, que no pretende la iluminación, si no el amor para el día a día.»

Comparte esta nota:
Daniela
Etiquetado en: