Magia negra

Hace décadas yo no creía en la existencia de la magia negra. En realidad no creía en cosa alguna. Y cuando empecé las clases con Harold todavía no creía… hasta que empecé a atender y llegó a mi consulta una mujer con magia negra impregnada hasta los huesos. Por esos días tuve clases con el profe, y le conté sorprendida de haber visto en el aura de ella algo como aceite de auto quemado y muy espeso… y negro… Harold sonrió: se llama magia negra (y recalcó la palabra negra con la voz y su sonrisa irónica).

Y pasaron los años, y los cursos y los pacientes… y siguieron llegando casos de personas con magia negra hasta los huesos y los pensamientos y las esperanzas. Caso a caso fui aprendiendo que sus síntomas son rachas temibles de mala suerte que llegan a las mascotas, plantas, electrodomésticos, autos… todo se echa a perder, todo falla, hay accidentes, a veces hasta mueren las plantas, mascotas… y las personas.

Llegaron pacientes con el aura rasgada, destrozada, con historias de mascotas envenenadas, accidentes de auto, y seguidillas impresionantes de “mala suerte”. Fui limpiando caso por caso: todos se recuperaron con apenas una sanación, más unas cuantas indicaciones simples para mantenerse limpios y a salvo.
Historia tras historia fui limpiando, hasta acostumbrarme a escuchar un suspiro de alivio interno de la “víctima” al terminar la terapia. Desde mis tiempos con Harold que no temo a meter las manos o mi propia aura dentro de estas energías, de él aprendí la confianza y seguridad para quitar estas oscuridades.

Fui aprendiendo que la magia negra no entra en cualquier aura: es necesario que ésta esté abierta, rota por alguna experiencia previa muy difícil, y que la persona sea muy culposa. También entendí que es fácil quitársela de encima si uno se empodera, se enoja, y manda todo de vuelta al que la encargó y/o envió. Parte del proceso de sanación es guiar a la persona hacia ese empoderamiento, para que no permita que vuelva a entrar en ella semejante carga.

Muchas personas llegan a mi consulta contando que les dijeron que les hicieron magia negra, pero no es tan así. Desde mi manera de percibir, la culpa y la magia negra se ven parecidas en el aura, de color gris oscuro. Pero es la densidad la que las diferencia, y los síntomas. Creo que muchas personas usan esto como explicación a sus problemas, y muchos tarotistas y videntes la dan, porque una experiencia así valida una perspectiva de vida culposa y victimosa. Cuando veo esto en alguien lo explico con calma, y guío a la persona a hacerse cargo de sí misma.

Entre todas estas experiencias, me tocó ayudar en un caso de un matrimonio separado por magia negra… me fue tan fuerte hablar en los primeros días con el hombre afectado, y sentir que sus palabras nada tenían que ver con lo que tenía dentro. Él me dijo que amaba a la mujer que encargó el “trabajo”, que era profundamente feliz con ella… mientras en su pecho yo le sentí el destroce y una tristeza y dolor inmensos. La disociación era brutal… entendí entonces que se habían apoderado de su voluntad. Fue la única vez que hablé con él… el resto fue todo canalizado a través de su mujer. Ella buscó por cielo mar y tierra una solución, pagó mucho dinero por distintos tipos de ritos y magia para limpiarlo, pero lo que le hicieron era muy fuerte. Cada vez que lo limpiábamos, entre todos los involucrados, la limpieza duraba un par de días a lo más. La mugre volvía, se recargaba, una y otra vez. Él nunca pidió ayuda directamente… eso fue una lección enorme para mí: si el afectado no pide ayuda directamente, nada se puede hacer.

También aprendí que hay ritos de vigilancia por parte de los brujos, que ellos tienen cómo saber si alguien está intentando limpiar. Un amigo peruano me contó sobre las mesas de los brujos, con fotos de todas las personas encargadas, para bien o para mal… y si alguien quiere intervenir, a la foto de la mesa le ocurre algo, se cae o se quiebra el marco… así el brujo sabe que es necesario recargar “el encargo”. Por eso la magia sobre este hombre volvía, una y otra vez…

Leí bastante sobre magia negra en esos días, aprendiendo sobre intenciones y ritos, así comencé a distinguir qué le habían hecho a una persona, cómo, con qué magia. Leí mucha barbaridad, mucha mentira, mucha turbiedad, no imaginaba semejante nivel de intenciones de dañar a otros.

No recuerdo cuántos intentos de limpieza fueron… pero con esta historia aprendí que si el brujo se daba cuenta en el momento de la sanación, podía llegarme de vuelta algo fuerte, a veces llegaba a marearme, pero aparte de sentirme mal un rato, no pasó a mayores. Nunca tuve miedo, agradezco esa herencia de Harold, siempre he confiado en la fuerza indestructible que todos tenemos dentro del corazón, nuestra flama divina.

Llegaron muchas personas entre medio, esta historia duró años. Hasta que un día crucé la mirada con aquel hombre… fue una fracción de segundo en que escuché su voz en mi cabeza: “ella puede ayudarme”. Yo no lo había visto en años, tenía una mirada luminosa… ahora estaba demacrado, oscuro, ojos apagados y turbios… su mirada azul brilló un instante cuando escuché su voz… y se apagó nuevamente.
Y fue entonces que pude limpiarlo… sólo entonces, 4 años después… y él lentamente ha ido saliendo de la oscuridad… pero está demacrado, agotado, es una sombra de lo que era antes, aunque está mejor.
Todo esto fue para quitarle su dinero. Perdió a su familia en el proceso, perdió su vida.

Aprendí muchísimo con esta historia. La lección más importante fue sólo limpiar magias negras si el embrujado llega directamente a pedir ayuda.
Me piden mucho limpiar a otros, y cada vez explico y cuento… lo siento, no resulta! Y advierto que muchas personas intentarán lucrar con la situación, ofreciendo limpiezas a precios astronómicos… pero es sólo negocio…

Ahora sé que las razones para vivir algo así en esta vida están en encarnaciones anteriores en las que se afectó a otras personas con este tipo de magia. También sé que es muy fácil limpiarla, si la persona lo pide. Ni siquiera es necesaria una sanación, basta con que la persona se limpie con el rito que quiera, hasta en la ducha… si lo hace con convicción, sale todo.
La magia negra es un rito que ocupan las personas con muy baja autoestima, para conseguir de manera torcida lo que no consiguen por las “buenas”. Suelo decir que la magia negra la usan los débiles, y que los brujos son personas que necesitan de ritos y de hacer daño para sentirse poderosos, pero que nada de lo que hacen es realmente tan potente.

Hay magias de varios tipos, con el tiempo y la experiencia he aprendido a reconocerlas, a veces hasta veo al brujo que la hizo… algunas se devuelven como elástico a quien la encargó. A veces las siento de colores distintos, siento sus intenciones, con qué fin fueron hechas. También he aprendido a identificar de qué cultura viene el rito. Y lo más importante: siempre sale muy fácilmente, si el afectado pide la limpieza.

La magia negra no es potente, nada puede dañar nuestra chispa divina, puede que olvidemos que está ahí… pero nada más.

Namasté!

Comparte esta nota:

7 comentarios

  1. Me gusto mucho el artículo. Gracias.

  2. Gracias Vero, agradecida de tus palabras y de compartir esta vivencia. Un abrazo!

  3. Gracias por sus comentarios!

  4. Hola Verónica.
    En caso de tratarse de un entierro y un alumbramiento, qué se puede hacer? He visitado varias personas, he hecho de todo y ya son prácticamente 15 meses de una racha espantosa, en lo económico, en la vida diaria y en el amor. Las personas de diversa índole que he consultado, coinciden en que lo ya mencionado fue lo que me hicieron.
    AGRADEZCO TU AYUDA.
    Clara.

  5. Hola, escríbeme a mi mail, para que me cuentes más detalles.
    Usa el formulario de contacto de arriba a la derecha.
    Quedó atenta a tu email.

  6. Hola Verónica.. hay posibilidad en hacer algo bueno para mi novio que es una persona extremadamente fría, orgulloso, machista y con bajos deseos sexuales? Estamos juntos a pocos meses por eso pienso que debería ser todo color de Rosa, ya que después de muchos años de relación queda fría una persona y no al inicio de una relación . Ya lo dije para terminar pero no quiere, dice que me quiere,! Pero no mejora ni cambia, se que es su forma de ser pero necesito más amor! Hay algo que pueda hacer yo para cambiarlo al 100 por ciento? Gracias

  7. Zuzu:
    El es quien es, tal como es.
    Si no te gusta su forma de ser, no sigas adelante con la relación.
    Cualquier intento de hacerlo cambiar mediante ritos te generará karma negativo.

    Bendiciones.

Deja un comentario

Rellena el campo vacío, para demostrar que eres una persona: *