Llega una paciente de piel traslúcida… de pelo largo… con rostro de no pertenecer a este mundo.

La primera impresión que me llegó es que sentía que no tiene derecho a vivir, porque tiene la energía de un niño o bebé muerto.
Indagando… es doble de un bebé que vivió sólo 7 meses.
Honrando a ese bebé, ella puede hacer su vida.

Mientras más trabajo historias de familia, más me asombra la tremenda carga que son.

Y sólo portándolas con amor podemos liberarnos de ellas.

 

 

Comparte esta nota:
Doble de un bebé fallecido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *