Ríe, llora, camina, detente, corre, escucha, mira, sonríe, enójate, cálmate, apasiónate, disfruta, ama.
Abraza árboles, escucha el canto de las aves, el rumor del mar, observa a las voluptuosas nubes, amaneceres, puestas de sol, las estrellas, la luna.
Juega con niños, disfruta escuchando, tocando o creando música.
Vive tus duelos, escóndete, acaricia un gato, un perro, la piel de un ser amado.
Siente el sol y el frío en tu piel, cuenta estrellas, cáete, párate. Come, bebe, toca, mira, escucha, huele.
Deja que el viento revuelva tu pelo y tus ropas.
Escribe, lee, inspírate, pinta, dibuja, imagina, crea.
Ríndete, entrégate, sueña, duerme, ama.. vive!

Entrégate al eterno fluir de la Vida.

Sé consciente de cada paso, movimiento, sensación, te guste o no.
Todo lo que ves y experimentas es una expresión de la Vida, del Tao, de la Unidad.

Bendiciones!

¡Vive!

 

Comparte esta nota:
Este nuevo año, puedes proponerte vivir la vida
Etiquetado en: