Trabajando con el árbol familiar

Buscando ayuda para dejar de tropezarme con algunas piedras regalonas de la vida, llegué a constelar individualmente con una bruja urbana maravillosa, en diciembre del 2013. He ido 3 veces a sanar temas específicos de mis dos linajes. Y desde entonces he leído y estudiado sobre constelaciones familiares, ancestrología y el árbol transgeneracional.

Ya desde hace unos años atrás me había topado con el peso de los secretos familiares, al intentar develar la intensa y corta vida de mi hermana del medio, que nació con retardo y partió a los casi 23 años.

Árbol familiar

Mi primera constelación fue para mi linaje materno. Desbloqueé entonces unos cuantos patrones poco sanos de mis relaciones con hombres. Hice un bello árbol con mis ancestras, quienes entraron en mi sueños por meses, conversamos, hablamos, celebramos… y varias de ellas me dieron señales de los cambios y liberaciones producto de la constelación, en especial mi madre. Esa vez con Nayi –la consteladora- llegamos a la octava generación hacia atrás.

Mi segunda constelación fue para mi linaje paterno… la hice para soltar a mi padre, que se resistía a dejar este plano. Él partió un par de meses después al otro lado del arco iris, y yo pude por fin mirarlo sin velos, tal cual era, con sus virtudes y defectos. Las piezas de mi elección de compañeros empezaron a calzar al develar las infidelidades recurrentes de mi padre y mi abuelo, el narcisismo de ambos. Mi madre lo insinuó muchas veces, pero no tomé la señal.

Luego de la última constelación –dedicada otra vez a mi linaje materno-, me topé con varios artículos sobre el árbol transgeneracional, y puse manos a la obra con el mío… que todavía tengo a medio hacer, pero que he trabajado conscientemente.

La novedad del análisis transgeneracional es incluir día y mes de nacimiento, muerte, accidentes; también enfermedades. Las fechas se comparan hasta 10 días antes y después de una determinada.
Ya llevaba tiempo tomando nota de fechas coincidentes de mi familia, con las de las parejas que he escogido, o con amigos cercanos. Particularmente me inquietaban dos períodos del año, uno en abril, otro en septiembre.
Y al empezar a anotar fechas… voilá… magia!

Mi primer descubrimiento fue que a comienzos de julio falleció mi abuelo paterno, yo no lo recordaba pues apenas tenía 1 año y medio. Con esa fecha coinciden mi ex marido, amigos varios, y una pequeña muy especial. De esa rama de la familia, muchos tenemos parejas, amigos, hijos que copian esta fecha. Cada persona nacida a comienzos de julio, nos lo trae de vuelta.

Mi tata… al igual que él soy piscis de los primeros días de marzo, serpiente de madera; tengo su interés por los misterios de la vida y el ansia de saber. Marzo, en los primeros días… nacimos mi abuelo paterno, yo y tres primas más. De las 4, 3 aportamos con un marido Claudio a la familia… como un hermano de ese abuelo Alejandro.
En los primeros días de junio, está mi madre, mi adorado Nico, mi abuela paterna, maridos de primas de esa rama… muchos géminis.

Septiembre… cuando apareció en mi vida mi calmo compañero, descubrí que replicaba fecha, y signos zodiacal y chino con mi ex suegro… wow… hasta que de repente recordé el cumpleaños de mi abuela materna… bingo! Toda la familia de mi pareja me trae de vuelta el mundo del campo de mi abuela.
En los mismos días se casaron mis padres, murió mi abuela paterna, mi padre fue detenido tras el golpe militar, me titulé, empecé con lo cursos de sanación, otras tantas fechas de amistades. Y mi único accidente automovilístico.

Abril… en abril he conocido a los dos hombres más importantes de mi vida, me casé, recibí mi título universitario, preparé mi consulta y empecé a atender; tuve un accidente con fracturas, mi ciclo menstrual se ausentaba, gatos regalones nacidos y muertos a mediados del mes, y muchas, muuuchas personas cercanas de la misma fecha, hasta mi abuelo materno. Una historia no contada… ya la sé. ¡Todo calza!

Mi especial hermana partió un 23 de junio, día de cumpleaños de una prima por lado paterno… ese mismo año, la hija que mi prima esperaba, nació el día del cumpleaños de mi padre…
Mi acupunturista de cabecera, es nacido el 4 de agosto, igual que mi hermana.

Y así… Descubrí que elegimos como compañía personas que comparten fechas y nombres de nuestro árbol. Que replicamos muchas fechas y las energías de esos ancestros.

También he aprendido el peso de los secretos familiares, que hasta llegan a explicar la aparición de alguien gay en la familia, o una psicopatía… o pueden contribuir a repetidas relaciones de pareja fracasadas.
Cada ancestro exige ser reconocido como tal, y si ha sido borrado o excluido, esa energía pugna por salir de alguna manera. Y puede cobrar bastante caro el intento de seguir ocultando su presencia en el árbol familiar.
Lo mismo ocurre con las ex parejas, si uno no honra a las anteriores, aleja la posibilidad de construir una relación duradera.

Una carga muy pesada es tener el mismo nombre, compartir fecha de nacimiento o muerte de un ancestro fallecido a corta edad. Y mientras más retrocedemos en el tiempo, mas historias así encontramos, pues antaño era muy común replicar nombres, y ocultar historias.

Y así se va develando la trama de la familia, las instrucciones y contratos que inundan nuestra conciencia y nos llevan a actuar de acuerdo a las vivencias de esa multitud de ancestros que nos preceden.

Hace unos días nos pusimos manos a la obra con un árbol más grande de familia, con una prima. Aparecieron muchas coincidencias, en muchas ramas del árbol.
A las que más prestamos atención fue a las muertes prematuras, por accidentes, enfermedades, fechas de matrimonio.
Dentro de toda la conversa con ella, me contó una historia de cómo nuestra abuela reaccionaba ante algunas conductas poco honestas de su marido… no me sorprendió darme cuenta que repetí escenas sin saber… claro, si mi ex marido me traía de vuelta a ese abuelo.

Me ha sido muy fuerte darme cuenta que yo que me creía tan libre, no he hecho otra cosa que seguir las instrucciones de mis dos linajes, en especial el materno. Hace años que me di cuenta que yo cierro mi linaje materno directo, pues no tengo hijos. Pero ahora tengo clarísimo por qué, pues la instrucción fue detener el nacimiento de hombres con trastornos de personalidad. Yo me negué a tener hijos enfermos. Por mucho tiempo creí que era por haber nacido después de una niña con severas deficiencias… pero el miedo visceral a tener hijos enfermos era mucho más profundo.
Parada frente a la lápida de mis padres en el cementerio, viendo todas las fechas de mi linaje materno… entendí tantas cosas. Y descubrí que mi sobrino menor comparte la fecha exacta de nacimiento con un tío muerto a los 4 años… tremenda carga…

Develar todas estas historias me ha traído mucha calma a la vida, pues he ido entendiendo desde dónde tomé mis decisiones de antaño. Pero la consecuencia más maravillosa ha sido el poder llamar a mi vida a un hombre más íntegro que cualquier de los que había conocido antes. Pude abrirme a una relación de pareja sana… por fin!

Con mi compañero hemos conversado de las fechas que compartimos, y son muchas. Nuestros ancestros más influyentes en nuestra vida comparten fecha de nacimiento. A ratos nos reímos, pues bromeo que el día que nos conocimos y simpatizamos, nuestros linajes estaban detrás de cada uno, felices de encontrar pares… osea… se reconocieron dos árboles enteros, no dos personas.
Puedo confesar que la relación comenzó a tomar forma al día siguiente de mi primera constelación.

Lo divertido de todo esto es que en realidad no es nada nuevo para mí. Llevaba años sintiendo en el útero de las mujeres las heridas de las ancestras, y había leído que esto es parte de la cosmovisión de los pieles rojas. Por años sentí abortos de madres y abuelas en el útero; maltrato de parejas, abusos…
Sesión tras sesión de sanaciones, había confirmado una y otra vez la influencia de los padres y abuelos en nuestras vidas. Años de observar y ordenar auras ya me habían regalado la certeza de que lo que vivió nuestra madre cuando nos tenía en su pancita es una marca a fuego en nuestra vida.

La diferencia es que hacer el árbol transgeneracional hace visibles esos patrones heredados a cualquier persona, no es necesario percibir auras ni hacer sanaciones.
La maravilla de hacer consciente todo esto, es que podemos liberar con amor esos contratos y esa herencia emocional traumática, permitiéndonos vivir nuestra propia vida libremente.

Namasté!

Comparte esta nota:

9 comentarios en “Trabajando con el árbol familiar

  1. excelente articulo, una gran historia y me has dado buenas ideas para construir mi propio arbol familiar, muchas gracias. saludos

  2. Gracias por escribir! Verás efectos potentes tras hacer tu árbol.
    Bendiciones!

  3. Cómo puedo hacer esto? hay alguien que me pueda guiar? si es así cómo lo/la contacto? o que bibliografía me pueden dar para hacerlo?.
    Gracias!!!

  4. Puedes hacerlo sola. Se mueve mucha energía. Busca sobre ‘árbol transgeneracional’.
    Y si quieres trabajar las energías, te puedo ayudar con sanaciones.
    O puedes buscar a alguien que haga constelaciones familiares, o ancestrología.

  5. Yo necesito hacer mi árbol y trabajar las energías para sanar mi linaje… he notado cómo se repiten una y otra vez las situaciones que me mantienen sin poder avanzar… me ayudarías? estoy sola en este camino… mi gente no cree en esto.

  6. Hola, claro que puedo ayudarte. Atiendo en Santiago.
    (estaba de vacaciones, por eso demoré en la respuesta)

  7. Buen contenido, doy gracias a Dios hoy, muy emocionada por haber conocido a su padre un hombre muy especial, un caballero. Por aquí sé que descansa ya, quisimos visitarlo con mi esposo; logré comunicarme con él…., mi esposo falleció, no alcanzamos a verlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena el campo vacío, para demostrar que eres una persona: *