Cosmos

Hace unos 4 años, o tal vez 5… leyendo el libro Conversaciones con Dios II, encontré un párrafo sobre los milagros de Jesús. Lo busqué para citarlo aquí, pero se escurrió de mi conciencia y entre las páginas del libro.

Recuerdo que el autor discutía con Dios que Jesús fue alguien especial porque pudo hacer milagros. Y Dios le explicó que Jesús no hacía milagros, él simplemente era quien era, un ser humano igual a nosotros, con la gran diferencia de ser consciente de todas sus potencialidades. Entonces, no se trataba de hacer un milagro al sanar a alguien, Jesús era quien era, era sanador, y su sola presencia sanaba, si el enfermo estaba dispuesto. Sus milagros eran desde el ser.
Lo entendí entonces porque ya había experimentado eventos como parar tormentas y hacer andar una camioneta bajo el agua, en medio de un río. Al leer sobre Jesús simplemente siendo, entendí que esos eventos fueron creados desde el 4° chakra, desde el ser, no desde el hacer del 3°.

Y ese conocimiento quedó ahí…

Cuando empecé a aprender Sat Nam Rasayan (SNR), volví al concepto del ser. Y empecé a sentir, como nunca antes.

Al llegar al curso nivel I de SNR, la instrucción fue anclar la percepción en la sensación física. Dejar a un lado las imágenes con las que trabajé durante 8 años y que aprendí con Harold. Sentir, sentir, sólo sentir… sentir todo… hasta que el silencio interior llega e inunda todo. Sentir hasta que se borran los límites del cuerpo físico, hasta que la percepción 3D se pierde, y soy una con todo. Hasta que todo ocurre en mí, sonidos, el paciente, el viento en el palto, el frenazo de un auto, el maullido de un gato, las emociones mías y de mi paciente… todo en la misma sopa, como dice Guru Dev.

Igual se me armó un enredo entre el switch de Harold: “siempre hay una imagen en la percepción”, con el de SNR: “siempre hay una sensación física”.
En los cursos introductorios la profesora me sugirió integrar la imagen, sentirla. Usé ese truco por un tiempo, sin empezar de lleno a hacer sanaciones de este nuevo sistema. Seguí principalmente con las de Luz Dorada… y a veces, por el tema del paciente, me nacía hacer SNR.

Durante el nivel I de agosto del 2012, hablé con el instructor: Ambrosio. Le pregunté sobre el conflicto que tenía entre las dos percepciones, explicándole de mis años de experiencia como sanadora desde el paradigma de la videncia, de mi habilidad para hacer diagnósticos físicos (SNR renuncia a intentar entender o interpretar)… Lo que ocurrió en ese diálogo fue mágico.
Le formulé la pregunta: él me sintió. Yo ví en su 6° chakra que estaba sintiendo mi percepción visual. Él me sintió que yo lo había visto y que sabía que me estaba percibiendo en profundidad. Fue un diálogo consciente de segundos de duración, en que sentí su comprensión profunda de mi ser y en que él supo que yo había percibido todo. Y me dijo: «tú ya tienes tu cosmovisión de sanadora, no la deseches. Integra las dos percepciones.»

Y… voilá!

Empecé a integrarlas… sintiendo las imágenes de vidas pasadas, sintiendo las emociones que ya reconozco de sólo tener a la persona cerca. Sintiendo el impacto perceptual del primer contacto. Sintiendo… sólo sintiendo.. sin negar las imágenes y la información que me llega.

Me dieron más ganas de hacer Sat Nam Rasayan que sanaciones de Luz Dorada, limpiando y sacando cosas del aura. Pues sentí que si saco culpa, estoy juzgando, diciendo a la persona que está mal que esa culpa esté ahí. Y eso es juicio desde la dualidad.
De pronto perdí el sentido profundo que me hacían las primeras sanaciones, y empecé a sentirme mucho más cómoda con la meditación ultra profunda en la verdadera identidad (el significado de SNR). Hice un cambio de escenario en mi consulta… adiós sanaciones en silla, y bienvenidas sanaciones en relajación total, en una colchoneta.

Y aquí estoy… hago 2, 3, 4, 5 sanaciones diarias. Mi percepción ha aumentado muchísimo. Ahora simplemente sé… no veo, no siento, no proceso… sólo hablo, dejo que lo que ES salga por mis labios. El diagnóstico,  la claridad del comienzo de un problema de un paciente están ahí. Lo mismo ocurre al leer el tarot… que ha pasado a ser un mero pretexto para que el paciente no se asuste.

Y entonces… de tanto hacer SNR… ya ocurre que si entro en una vida pasada del paciente, yo soy esa persona en esa vida, y siento todo. Sus emociones, su cuerpo, su ambiente. He experimentado nacimientos, muertes, asesinatos, iluminaciones, expansiones, alineaciones… claridades, desenredos… a veces siento, a veces veo, a veces sé. A veces todo junto. Todo ocurriendo dentro de mi ser, de mi espacio sensible, todo lo experimento yo, soy una con el universo entero. “Todo a la sopa.”
Esta sanación es más profunda, más liberadora, los cambios ocurren más rápido… si el paciente quiere y lo permite.
Los procesos de integración son mucho más acelerados.
De mi parte… a veces sólo siento, y es poca la información que puedo traspasar al paciente de su conflicto. Otras veces veo mucho, y puedo contar una historia.
Sea como sea… la sanación es potente, y aprendí a fluir con lo que es, con quien es, cuando es.
Soy, observo, permito.

Y así, al pasar de los meses, hoy me ocurre que pienso en alguien, lo/la siento, soy observo, permito… y solo por ser yo, por pensar en ese alguien, si ese alguien lo permite… recibe una sanación de SNR.
Con los alumnos de mis talleres –mis queridos brujiamigos- entro en SNR automático de sólo hablar con ellos, de sólo recordarlos… aún en sueños.
A veces me ocurre con personas que apenas conozco, o con alguien que pasa cerca de mí en una calle.
Hoy vivo y experimento aquello que leí sobre Jesús hace años…

No hago sanaciones… SOY sanadora.

Namasté!

 

 

Comparte esta nota:
Ser sanadora
Etiquetado en:    

3 pensamientos en “Ser sanadora

  • 3 noviembre, 2013 a las 17:30
    Enlace permanente

    Que hermoso lo que relatas…cómo y dónde se puede aprender?, yo soy autodidacta, pero siento que necesito guía, a los 37 años descubrí que mi vocación es servir a los demás, ayudandoles a descubrir sus «rollos» y bloqueos, soy estudiosa del tarot y la astrología, y siento la necesidad interior de buscar además de estas mancias otras modalidades para sanar.

    Desde ya agradezco tu orientación

    Karina

  • 3 noviembre, 2013 a las 18:58
    Enlace permanente

    Brujita, cuando una persona comienza a presentar leves alteraciones en el ritmo cardíaco,pero día a día, qué chakra está funcionando mal y cuáles pueden ser los motivos emocionales?

    Muchas gracias

    Karina

  • 3 noviembre, 2013 a las 19:22
    Enlace permanente

    Karina, hay muchas escuelas de sanación, de muchas líneas distintas. La idea es busques la que a tí te haga sentido.
    Sobre tu consulta, el corazón es comandado por el 4° chakra. puede ser cualquier emoción, es necesario que limpies todos los chakras y el aura, siempre.

Los comentarios están cerrados.