En formateo profundo

Resting in awareness

Otra vez… sí, otra vez. Estoy en proceso de revisión y cambios profundos en los 60 días previos a mi cumple. El período saturnino que le llaman.
Esta vez me dio más fuerte que nunca. Ya queda menos de un mes y me puse metas y exigencias altas.
Quedan pocos días.
¿Por qué tantas esta vez?
Porque este es mi año, el de la serpiente, es el año en que todas las oportunidades estarán al alcance de mi mano. Porque es el año en que siembro todo para poder cosechar en los 11 años siguientes. Mis expectativas están altas, muy altas. Los años anteriores de mi signo fueron espectaculares, cambios de vida enormes y muuuy positivos.
Y ahora quiero más. Estoy con todas mis antenas desplegadas y con el corazón y los ojos bien abiertos.

¿Y en que estoy hoy?
Pues… auch… difícil de escribir, resumir, explicar…
Va un año de mi separación, y la certeza de la liberación enorme que experimenté, crece a cada paso que doy.

Llevo casi un año practicando Sat Nam Rasayan en mi consulta. El cambio de la técnica anterior a esta ha sido enorme. El desarrollo de la conciencia, la percepción, la comprensión profunda del mundo que creo, construyo y vivo a diario… la compasión real hacia quienes atiendo, la habilidad para entrar en ellos y desatar nudos. Mi percepción, la videncia, el saber, sentir, se han multiplicado exponencialmente.
Ya nada es como antes, mi mundo ha cambiado de una manera que no podía presentir hace casi 9 años, cuando inicié los cursos de sanación.

Hoy vivo la vida conscientemente, con claridad del por qué doy cada paso, por qué me tropiezo, y por qué no avanzo en ciertos temas. Entiendo cómo creo mi vida, mi día a día.
Mi conexión con la naturaleza ha ido creciendo, ahora me siento tan cercana a los pieles rojas y su visión de vida, hablando con los espíritus de todas las cosas en la cotidianeidad de mi vida.

Me es difícil explicar cómo percibo el mundo ahora, sólo encuentro una racionalidad que sustenta en algo esta percepción al leer o ver a maestros que han recorrido un camino similar.
Particularmente han afectado mi vida Guru Dev y Ambrosio Espinosa, los maestros de Sat Nam Rasayan.

Y últimamente me topé con Adyashanti.
En los días previos a Navidad, buscando un libro para regalar, cayó literalmente en mis manos “El final de tu mundo”, de él.
Lo hojeé, me gustó la vibra, busqué la foto del autor en la solapa… y su mirada me traspasó.
Me vine a casa con el libro en la cartera, leí un poco, y lo googleé.
Me topé con cantidad de videos, que he ido viendo en la medida que la transformación que estoy viviendo me lo permite.
Escucharlo, verlo,  sobre todo sentirlo –como es mi estilo de percibir actual- me traspasó hasta la última célula de mi cuerpo, y hasta rincones recónditos de mi conciencia.
Aún no puedo explicarlo, recién lo estoy integrando.
Él usa una expresión: “resting in awereness”. No la voy a traducir… es literalmente eso, en inglés.

Físicamente he sentido el derrumbe de muchas creencias, certezas antiguas que ya no me sirven. He dormido mal, alimentado ídem… me cuesta hablar, concentrarme en algo, me cuesta manejar mi camioneta. Miro, observo, siento, con una consciencia plena de qué mueve a las personas, de cómo construimos nuestro mundo, de por qué vivimos ciertas experiencias.
No tengo palabras para explicar lo que siento… sólo sé que disfruto una calma interna que no conocía. Una certeza profundísima de haber encontrado la senda que busqué por toda mi vida hacia atrás, y quizás por cuantas encarnaciones más.
Tengo acceso a información de manera directa, ya no necesito “videntear”. Sólo sé. Sólo permito que aflore lo que es necesario saber en cierto momento, y esa información ya está ahí, disponible.
Y en ese saber, puedo tocar la conciencia de las personas de manera mucho más profunda y efectiva, para lograr ser un agente de cambio en sus vidas… si es que es eso lo que quieren.

A ratos siento que mi lado izquierdo arrasa sobre el derecho. Esa percepción unificada, integrada, el somos uno… me inunda, me calma… y casi apaga la percepción del lado derecho.
Ahora mismo que escribo, siento como mi cuerpo cambia, mis células se transforman por este cambio en la percepción y la cosmovisión.

En este proceso se me ha derrumbado varias veces la visión del mundo, la percepción física  desde los 5 sentidos. He ido y vuelto varias veces mas allá de la tercera dimensión… y regreso con un conocimiento nuevo, diferente… y cada vez el mundo me ha cambiado… pero al mismo tiempo sigue igual.
Sigo viendo árboles y sillas y autos y niños… pero ahora siento la conciencia que les da forma y vida. Y siento el vacío…

La percepción y el concepto de la dualidad se me está deshilachando progresivamente… el bien y el mal quedan lejos, muuuy lejos. Si ya no me hacían sentido desde mi paso por las clases de Harold, ahora la comprensión del por qué ocurre un evento arrasa con el juicio de bueno o malo.
Ahora tengo la certeza de una unidad, una conciencia universal que sostiene y sustenta todo. Una conciencia universal que es cercana al vacío total… y siento ese vacío, que me sustenta, me cobija, me sostiene.
Sé, siento y experimento que soy una con esa consciencia universal, ese vacío total, sintiente y consciente de sí mismo.

Ya iré escribiendo en la medida que mis neuronas se realinean… por ahora, sólo puedo mantenerme “resting in awareness”.

 

¡Namasté!

Comparte esta nota:

Un comentario en “En formateo profundo

  1. hola como estas, te encontre de casualidad, por algo sera, te cuento brevemente mi problema,tengo 62 años vivo en argentina, tengo un problema cardiaco que lo tengo controlado, pero en noviembre, en un analisis me aparecieron celulas cancerigenas, que no logran determinar de donde vienen, con todos los estudios hechos y sigo buscando, mi problema es que no puedo parar mi mente y enfocarme, en que todo se va a solucionar , agradeceria alguna palabra o ejercicio que puedo hacer te mando un beso mi mail es **** muchas gracias,

Los comentarios están cerrados.