Observando un nacimiento

Hace unos días, nació un bebé que venía observando en toda su gestación.  A éste y otro bebé que eligió no nacer, los sentí con una vibra oscura de base, como un pariente sicótico que tengo cerca.  A lo largo del embarazo, me fue muy claro que estos dos bebés venían decididos a hacer daño. Sentí la decisión de los espíritus al encarnar, al enviar la chispa que genera la vida a esos óvulos y espermios que dieron origen a esos bebés.

Al mismo tiempo, viví eventos complejos con el pariente sicótico.

Uno de los bebés eligió partir antes de nacer. El otro nació… y el día de su encarnación, estuve muy consciente de que otro humano sicótico estaba encarnando. Sentí las decisiones de otros espíritus, como el de Hitler, Pinochet… y personas oscuras varias… guardando las proporciones, pues este bebé recién nacido no es taan oscuro de vibra.

Por estos días he vivido experiencias muy fuertes de consciencia, en las que he aprendido a ver la creación más allá de la dualidad… mientras el bebé nacía, yo estaba con un dolor profundo de 4º chakra -el mismo que siento con el pariente aquel-, sintiendo su vibra baja. Conversando con una amiga, entendimos que estábamos sintiendo las energías telúricas que se mueven cuando encarna un humano así. Sentimos sensaciones similares a las previas a un temblor fuerte.

Y entonces escucho una voz:

– “Admira la belleza de mi creación”.

– “Pongo más energia en lo oscuro”.

Sentí que era la voz del ‘creador’, del ‘gran arquitecto’, de ‘dios diosa todo lo que es’…

– “‘Todo es un juego, admira mi obra, la belleza de la oscuridad. Mira todo lo que he puesto de mí en ese ser. Mira lo que muevo para crear alguien como Hitler. Admira la belleza. En todo.”

– “Es lo q decidiste descubrir en tu vida. Admírame…. Soy tú. Somos bellos tal cual somos.”

– “Ya me sientes, ya me conoces. Ahora admírame. No intentes modificarme. No tienes el poder. Soy quien soy. Soy/estoy en paz, soy la luz y la oscuridad juntas. Yo soy Dios. Tú eres yo.”

– ” Yo soy dios, el gran arquitecto, la conciencia original, que permito todo en mí. Y gozo con mi propia creación.”

– “Love me”.

Y ahí quedé… observando cómo esa gran consciencia original pone más energía en crear algo denso que algo luminoso… y ahí quedé… observando… admirando… amando…

Comparte esta nota:

Un comentario en “Observando un nacimiento

  1. No terminamos de aprender, el camino es largo y misterioso, esta canalización es muy fuerte, es muy profunda y casi pide a gritos que la entiendan…nos pide observar pero no pasivamente sino activamente con el entendimiento sublime. He quedado pensativa

Los comentarios están cerrados