Cruzando el tiempo

Esto es para Hulk:

Noche de pub, karaoke, cosmopolitan, vodka, cigarros, risas fáciles, todo con mi amiga de carrete.
Primero Bellavista, y luego barrio Brasil. Terminamos el jolgorio en los departamentos donde vive un amigo, ví su auto estacionado, pero no estaba.

Ese amigo es muy perceptivo y anda en su fase rebelde de resistirse a su esencia de hombre vidente. Desde hace un par de meses anda en su fase oscura, tanto así que le he dicho Anakin, y él dice de sí mismo ‘haciendoseelweon.com’.
Le siento su trampa interna completa, y su bloqueo, su tristeza, su miedo, su negación. Lo he observado durante este tiempo, a sabiendas que volvería a su senda personal de luz.
Él mismo se da cuenta de su bloqueo, y trata de hacerse el tonto, lo sabe, lo asume, conoce su trampa, y no se atreve a saltarla.
Cuando empezó su etapa rebelde le sentí la tristeza profunda, y sentí la mía propia, recuerdo de vidas pasadas en que lo perdí como aprendiz.
Por estos días hemos conversado como hace meses, está de vuelta, sintiéndose perdido en la vida común, esa que puse en ejercicio yo anoche: carrete, amigos, copete, puchos, jolgorio sin mayor sentido.

… Y me vine a casa, a alguna hora de la madrugada, cuando ya cantaban los zorzales. Dormir después de varios vodka no me es fácil, así que leí un rato.
Y entonces entré en un sueño extrañísimo, de esos en que estoy consciente, cruzo dimensiones, y que puedo interrumpir a consciencia y retomar después.

Estoy en una casa grande, con harta gente, con patios internos, necesito comunicarme, pero nadie me entiende. Me frustro y grito, lloro, la única que me entiende es una amiga, mi amiga de carretes de hoy. Ella me habla pero no es capaz de explicarme qué ocurre.

Me voy de ahí y busco mi camioneta en un estacionamiento, la busco, la busco, recordando donde la había dejado, pero no está. Tengo una especie de gps con cámara con el registro de donde la dejé, voy con el aparato a un edificio de estacionamientos medio derruido, y no está.
Me cruzo con una mujer joven en un pasillo de ingreso a un pub o algo así, y ella me explica: ‘nadie te ve porque eres como un fantasma. Andas buscando tu camioneta un año después, estás buscando en el tiempo equivocado’.
Me dice que estuvo hasta ayer en el mismo lugar, y me muestra una imagen en su aparato de gps, de la camioneta medio destrozada, llena de polvo, que así estuvo hasta ayer, pero ahora está en el botadero municipal. Me  explica que hubo un derrumbe en el pueblo, y eso fue hace un año. Y por eso es el destroce.
El pueblo es un tanto tropical, en la ladera sur de una montaña enorme.

Entonces llega una turba de gente, protestando por algo.
La turba me arrastra, a pesar de que no me ven, y busco donde refugiarme. La misma chica que me habló me muestra un pub en una esquina, y entro antes que me trague la turba.
Adentro hay un viejo extraño, ciego, con los ojos pegados, por el uso de la ayahuasca. Él si me percibe, y todos los que están dentro.
Les cuento que estoy perdida, que no entiendo, que busco mi auto, que no recuerdo cosa alguna de hace un año. Aparece mi amiga que me ve, y me empiezan a explicar, hace un año tú andabas con más gente, con tu amigo, en su auto (el mismo de hoy)… algo recuerdo… pero no sé en qué andábamos, tal vez un viaje…
Me dicen mi amiga y el viejo que para recordar tengo que tomar ayahuasca, así podré entender.
Entonces aparece un anciano, también ciego y con los ojos pegados, por el efecto del uso repetido del alucinógeno. Entiendo que él es el espíritu de la ayahuasca.

Empieza a tomar mi amiga, que escupe y vomita. No veo en el sueño si yo tomo o no, sólo que entiendo que la ayahuasca sirve para cruzar el tiempo, y que es lo que necesito.
En ese momento el ruido de la turba aumenta afuera del local, es de noche, y el viejo dueño del local da una orden energética, y nos sumergimos todos en una burbuja de conciencia, llevados por la ayahuasca… la sensación es de hundirnos bajo la consciencia cotidiana, sumergirnos en una burbuja verde aguamarina… densa…
Y aparecemos en otro lugar, bajo techo, madera, como las construcciones amazónicas.
Mi amiga sigue vomitando.
Yo quiero entender, busco a aquel con que andaba hace un año, a pesar de que sólo recuerdo el auto de mi amigo bajando por una montaña.
De repente aparece mi amigo, y lo veo adherido al espíritu de la ayahuasca, y no entiendo… me pregunto si es gay, pero no… le veo la misma energía, la misma densidad del anciano… una sustancia espesa, color aguamarina oscuro, la esencia de la ayahuasca… no entieeeeeeeendo… sólo sé que quiero encontrarlo… y así como está, no tengo acceso a él.

Entonces se descorre un velo…
Veo una sala de control, con consolas, y varias personas o seres que controlan un holograma tridimensional con la matrix del tiempo. Es una matriz de puntos, unidas por líneas energéticas. Cada punto de cruce es un evento de la historia del planeta. Pero la matrix sólo cubre los continentes y las islas, no el océano. Tampoco el hielo del ártico. Tal vez esté bajo el agua…
Esa matrix es modificable, alterable, la controlan las personas que están en las consolas.
Entiendo que el tiempo lineal es una ilusión, y esa es la sala de control de esa ilusión sobre este planeta.

Entonces despierto, aquí en mi casa, en mi cama… me desespero… tengo que entrar en la visión de nuevo, tengo que encontrar a mi amigo.

Vuelvo a la sala de control… y de repente siento que tengo que entrar en esa matrix, la atravieso, la traspaso, todos los puntos de cruce vienen a mí…

Y entiendo!!!

Y grito… ¡¡YA SÉ QUIEN ERES!! ¡¡ERES DE LOS QUE CRUZAN EL TIEMPO!!

Y el llanto me brota a sollozos… semi despierta ya, entiendo que él se me perdió, y que yo tuve que cruzar los tiempos para encontrarlo, y que me perdí a mi misma en el proceso. Entendí que más de alguna vez tomé ayahuasca en una a o varias vidas para buscarlo, y me perdí en las dimensiones y el tiempo… por eso es mi negativa de base a tomarla ahora, por el miedo a perderme otra vez.

Comprendí que si él cruza el tiempo, es de aquella familia perdida de ángeles que yo encerré alguna vez. Lo veo en ese entonces como un ser pequeño de esa esencia aguamarina, juguetón, pero igual lo encierro, porque era necesario para lo que queríamos vivir los humanos.
Sé que a pesar de ese encierro, nos seguimos encontrando en muchas vidas.

Ahora que sé quien es, entiendo sus miedos, entiendo su tristeza de fondo, y su incomodidad profunda con la vida cotidiana actual.
Entiendo que necesita ampliar su consciencia, recordar que somos seres multidimensionales, y recordar que su habilidad y su esencia es moverse en el tiempo, recordar, ver y experimentar pasado, presente y futuro, todo a la vez.
Por eso vivir en la 3ª dimensión le queda chico, no le basta, por eso necesita arrancar, moverse, por eso se le sale Hulk a cada rato.

 

Comparte esta nota: